A partir del año 2009, el Ministerio de Medio Ambiente facilitará anualmente al Fapas entre 20 y 30.000 plantas para trabajar en la recuperación del hábitat del oso pardo y del urogallo en la Cordillera Cantábrica.

A través de la firma de un convenio de colaboración con duración ilimitada, el vivero del Organismo Autónomo Parques Nacionales, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente , ubicado en la localidad madrileña de Navalcarnero, se convertirá en el principal proveedor de planta para los programas de conservación que el FAPAS está desarrollando en diversos territorios de la Cordillera Cantábrica.
 
    
El FAPAS podrá contar anualmente con una cantidad de planta, producida en el Vivero de la Escuela Taller del Ministerio, que podría llegar a las 30.000 unidades, produciendo principalmente cerezos, robles y castaños, las principales especies forestales que  producen alimento para la conservación del hábitat del oso pardo.

CONSERVACION DEL UROGALLO

Durante el año 2008, ya se inició la colaboración entre el Ministerio y el FAPAS mediante la  producción de las primeras plantas de arándano silvestre, una especie difícil de encontrar para trabajar en recuperación del hábitat de esta especie, ya que al tratarse de una variedad no comercial, pocos viveros la producen en suficiente cantidad.

Los trabajos que el FAPAS va a desarrollar en la Parroquia Rural de Páramo de Teverga, en Asturias, con la cual ha llegado a un acuerdo para favorecer el hábitat del urogallo cantábrico, será uno de los territorios donde en los próximos años serán efectivas la plantación de miles de plantas de arándano, en un intento de recuperar los más frágiles ecosistemas donde hasta hace pocos años el urogallo era abundante y hoy está a punto de desaparecer.
 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de