El decreto especifica el procedimiento por el que se realizará la entrega de estos ejemplares a otras regiones españolas, comunitarias o a otras entidades públicas o privadas.

También regula las especies que podrán ser objeto de la cesión, la procedencia de las mismas y los programas a cuyo fin se destinarán los animales, es decir, a la introducción o reintroducción de la especie en el medio natural, a programas de cría en cautividad o de educación ambiental y a programas de investigación.

Sólo podrán ser cedidos los ejemplares procedentes del medio natural que hayan previamente ingresado en algún Centro de Recuperación de la Fauna y los procedentes de los Centros de Cría en Cautividad.

Igualmente, no podrán ser objeto de cesión ejemplares de especies protegidas procedentes directamente del medio natural o de núcleos urbanos, salvo que expresamente y de modo excepcional se autorice por la Dirección General competente en materia de conservación de la biodiversidad.

En cualquier caso, el peticionario tendrá que detallar las instalaciones, transitorias o definitivas, donde serán ubicados los animales, las posibles técnicas de liberación o reintroducción, los recursos destinados al programa, el seguimiento planteado del mismo y el manejo y cuidados que recibirán los ejemplares cedidos.

Se han establecido requisitos para la cesión de los animales

Además, se exige una serie de requisitos que ponen de relieve el papel de Extremadura en la conservación de la biodiversidad, tales como programas de conservación, inversiones acreditadas, obligación de hacer alusión a que los ejemplares son extremeños, obligación de firmar convenios para poder llevarse los animales y posibilidad de recuperar los ejemplares si no se cumplen los compromisos.

Por otra parte, los solicitantes, salvo si se trata de una administración pública, deberán estar inscritos en el Registro de Cesionarios de Fauna, adscrito a la Consejería competente en medio ambiente.

Asimismo, cada entrega quedará consignada en el Registro de Animales Cedidos de Extremadura, adscrito a la misma Consejería, en el que se harán constar todos los datos contenidos en el Documento Natural de Identificación, peticionario, historia clínica, destino y programa de cesión al que pertenece. También se reflejará el seguimiento del ejemplar al menos durante un año tras la cesión.

Documento Natural de Identificación (DNI)

Los animales cedidos a otras regiones llevarán un sistema de identificación individual, mediante un microchip subcutáneo o identificación de ADN, tatuaje bajo epidermis, etc, a fin de impedir su falsificación o trueque. Y cada especie objeto de cesión contará con un Documento Natural de Identificación que distinga al ejemplar y sus principales rasgos.

Este Documento Natural de Identificación proporcionará datos del origen de la especie, descripción física, edad, sexo, fecha de recogida y entrega, e igualmente reflejará datos del destino del ejemplar dentro del programa autorizado.

Actualmente Extremadura es la región de Europa que mantiene el mayor nivel de biodiversidad, siendo, en este aspecto, un referente en materia de conservación de la naturaleza. Como resultado de esta situación, se constata la alta densidad poblacional de especies que en otros lugares de Europa se han extinguido o se encuentran en franca regresión.

Los estudios más recientes muestran un claro crecimiento y consolidación de la mayor parte de ellas y las causas de muerte no naturales se encuentran estabilizadas o neutralizadas.

Como consecuencia, son múltiples las peticiones que se reciben en la Junta de Extremadura desde otras Administraciones Públicas, entidades privadas y otros países, solicitando ejemplares para ser incluidos en programas de cría en cautividad, reintroducción en la naturaleza y proyectos educativos o de investigación.

Es el caso de la cigüeña negra o el buitre negro, ambas con poblaciones muy importantes, siendo espacios claves para la conservación a nivel global para estas especies. Aproximadamente el 60% de las parejas de cigüeña negra de la Península Ibérica elige las áreas boscosas extremeñas para nidificar. En cuanto al buitre negro, la región alberga la mitad de la población del oeste de Europa. Y compartiendo hábitat en las dehesas y sierras de mediana altitud, nuestra Comunidad Autónoma alberga aproximadamente el 25% de la población mundial de águila imperial ibérica. En el último decenio se han cedido alrededor de 700 especies, fundamentalmente de buitre negro.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de