Los investigadores del departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid y el CEDEX (Ministerio de Fomento) llevan varios años estudiando el uso que hacen las distintas especies animales de los pasos de fauna y de otras estructuras que facilitan la permeabilidad de las vías de transporte. Según los científicos, los pasos, que pueden ser específicos para su utilización por los animales, o mixtos (drenajes, pasos inferiores y puentes) evitan los accidentes de tráfico por atropello.

“La efectividad de las estructuras es una pieza clave para la conservación de la fauna, sobre todo, teniendo en cuenta el imparable crecimiento de las vías de comunicación que dan origen a un paisaje cada vez más fragmentado, repleto de barreras en ocasiones infranqueables para la fauna”, explica a SINC la investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid, Cristina Mata.

El estudio, que se ha publicado en el último número de Journal of Environmental Management, ha permitido evaluar la importancia del diseño de estas estructuras que impiden el paso por el asfalto de los animales y reduce la siniestralidad en las carreteras españolas. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) sólo durante el año 2006 se produjeron 10.000 accidentes de tráfico provocados por la existencia de animales sobre la calzada, con un resultado en daños personales de 1.000 heridos y 23 muertes.

De las 43 estructuras analizadas mediante técnicas de fotografía digital y otras más tradicionales como la impresión de huellas sobre un sustrato de marmolina (polvo de mármol), se han registrado 424 rastros de diferentes animales entre los meses de marzo a junio de 2001. Mata asegura que, de este modo, “resulta justificada la construcción de pasos específicos para la fauna pero también debe prestarse atención a la adaptación de drenajes o sobredimensionamiento por su interés para ciertas especies y por su coste relativamente bajo”.

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) sólo durante el año 2006 se produjeron 10.000 accidentes de tráfico provocados por la existencia de animales sobre la calzada, con un resultado en daños personales de 1.000 heridos y 23 muertes.

El trabajo se ha realizado en una parte de la carretera A-42 entre Camarzana de Tera (km 34, de la provincia de Zamora) y Orense (km 217). Esta vía de cuatro carriles está totalmente vallada, se abrió al tráfico en 1998 y circulan en ella diariamente 4.500 vehículos, de los que el 23% son camiones que podrían poner en peligro la vida de poblaciones de vertebrados terrestres existentes en la zona.

Entre los animales que se han identificado destacan lagartos, serpientes, pequeños roedores como ratones, musarañas, topillos y ratas, liebres ibéricas, comadrejas, garduñas, gatos monteses, lobos y perros, a parte de ciervos, corzos y jabalíes. De media, los investigadores registraron 0,99 pasos de animales al día en el periodo de estudio.

Los resultados muestran 17 especies animales diferentes que usan las estructuras transversales de la vía. Destaca la elevada frecuencia de paso obtenida para el zorro en todos los tipos de estructuras, con una media de 0,27 cruces al día. Otras especies como los tejones mostraron también una frecuencia de paso elevada. Los resultados obtenidos para los jabalíes, al igual que para ciervos y corzos, apoyan la importancia de construir pasos grandes y específicamente diseñados para la fauna.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de