A principios del siglo 20, habían sido prácticamente exterminados los grandes carnívoros de la mayor parte de Europa.

Sin duda, son uno de los grupos más difíciles de especies a conservar, en parte debido a la arraigada hostilidad hacia estos animales en la cultura humana, que son percibidos negativamente al afectar a los medios de vida, tales como la agricultura o la ganadería. Otra razón serían los factores ecológicos y políticos ya que los grandes carnívoros necesitan grandes extensiones de tierra, por lo que su conservación tiene que ser prevista y coordinada en una escala muy amplia, es decir a nivel internacional.

En este estudio, financiado en parte por la UE, los investigadores recopilaron datos sobre el número y distribución del Oso pardo (Ursus arctos), el Lince eurasiático (Lynx lynx), Lobos grises (Canis lupus) y Glotones (Gulo gulo) en todos los países europeos excepto Bielorrusia, Rusia, Ucrania y  países pequeños, como Andorra. 

Colectivamente, estas cuatro especies ocupan 1 529 800 km2 o lo que es lo mismo un tercio, de la Europa continental.

El estudio muestra que la mayoría de las poblaciones se están recuperando de los bajos niveles históricos registrados durante el los años cincuenta.

Los resultados clave incluyen:

-Los osos pardos están presentes en 22 países. Hay diez poblaciones distintas que comprenden 17 000 individuos. Todas las poblaciones son relativamente estables o ligeramente en expansión, pero algunos siguen siendo pequeñas críticamente. Sólo 45-50 osos viven en los Alpes, para en comparación con 7 200 en los Cárpatos.

– Los Lobos están presentes en 28 países. Hay alrededor de 12 000individuos, distribuidos en diez poblaciones. La mayoría de las poblaciones están aumentando en tamaño, excepto el español que estaba al borde de la extinción con sólo 6 individuos.

-El Lince viven 23 países, con 9 000 individuos. Diez de las once poblaciones se encuentran estables excepto en los Balcanes que está disminuyendo. 

-Los glotones solo viven en Finlandia, Noruega y Suecia, en dos poblaciones en crecimiento con un total actual de alrededor de 1250 individuos.

Todas estas especies están en paisajes dominados por humanos, y sobre todo fuera de áreas protegidas. Esto contrasta con muchas otras regiones del mundo, como América del Norte y el sur de África, donde el Modelo de separación se utiliza en la conservación. Esto mantiene separados de los seres humanos en los depredadores protegidos mediante incluso áreas cercadas a menudo.

Tal modelo no sería posible en Europa, donde las áreas protegidas son demasiado pequeñas para albergar poblaciones viables. Sin embargo, este estudio muestra que el "modelo de coexistencia" utilizado aquí funciona con éxito a escala continental y que estas especies se han adaptado a la vida junto a los humanos. De hecho, ahora hay el doble de lobos en Europa que en Estados Unidos (48 estados), a pesar de ser la mitad del tamaño y dos veces más densamente pobladas.

El éxito de la estrategia de convivencia también se ha basado, en parte, a que el ser humano vuelve a adaptarse a la vida con estos carnívoros. Medidas de protección de la ganadería tradicionales, como perros de guardia o cerrar al ganado por la noche, junto a las nuevas técnicas de protección, tales como electricidad vallas, también han ayudado.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de