Esta variable determina en gran medida el destino último del carbono orgánico producido en la fotosíntesis, por lo que el estudio prevé alteraciones futuras en el funcionamiento de los ecosistemas marinos que pueden resumirse en una menor capacidad de los océanos para retirar CO2 atmosférico.

Los investigadores del Centro Oceanográfico de Gijón del IEO Xosé Anxelu G. Morán, Ángel López-Urrutia y Alejandra Calvo-Díaz en colaboración con William K. W. Li, del Bedfort Institute of Oceanography de Canadá, han demostrado que la contribución a la biomasa total del fitoplancton de la fracción más pequeña (picofitoplancton, diámetro inferior a 2 μm) es mayor cuanto mayor es la temperatura del agua.

Este estudio prevé alteraciones futuras en el funcionamiento de los ecosistemas marinos dado que el tamaño del plancton determina en gran medida el destino último del carbono orgánico producido en la fotosíntesis.

150 muestras de plancton

El informe se ha elaborado a partir de los datos obtenidos en diferentes campañas llevadas a cabo entre 1994 y 2007 en el Atlántico Noroeste entre los 43 y los 60º de latitud, y a partir de las muestras tomadas mensualmente desde 2002 hasta 2007 en el Atlántico Noreste a 43º de latitud dentro del programa estratégico del IEO de series temporales de datos oceanográficos RADIALES.

Se obtuvieron más de 150 muestras de plancton tomadas a lo largo de todo el año en un rango de temperatura que iba de 0 a 22ºC y en ellas se midió la concentración de los organismos más pequeños: el picofitoplancton, células vegetales con un diámetro de menos de 2 μm, unas 40 veces más pequeño que el de un pelo.

Cuando se analizan los resultados en términos de biomasa (el contenido en carbono orgánico) se observa que mientras el fitoplancton total disminuye al aumentar la temperatura, tal y como ya demostraron estudios recientes, la biomasa de las células más pequeñas sigue aumentando. Esta tendencia, que se produce de manera prácticamente idéntica a ambos lados del océano, da como resultado que en un escenario de calentamiento global la contribución del picofitoplancton a la biomasa total sea mayor.

El tamaño del fitoplancton es una variable clave que determina la estructura y el funcionamiento de la cadena trófica marina y, en última instancia, el destino del carbono orgánico producido en la fotosíntesis. El impacto del incremento de estos pequeños productores primarios puede resumirse en una disminución significativa del potencial de los océanos como sumidero de CO2 atmosférico.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de