Un grupo internacional de más de 26 investigadores -entre los que figuran científicos
de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de la Estación Biológica de Doñana- ha estudiado los patrones globales que rigen la diversidad biológica de las comunidades de  hormigas. Concluyen que la asimetría latitudinal se debe a las diferencias climáticas y a factores históricos entre hemisferios, lo que ha conducido a mayor número de especies de hormigas en el hemisferio sur que en el norte. 
  
El estudio, que se ha publicado recientemente en Ecology Letters, examina la riqueza
de especies de 1.003 comunidades locales de hormigas repartidas en los cinco continentes. Los investigadores adjudican la diferencia entre hemisferios a las variables climáticas y a  factores históricos como la historia regional, perturbaciones y cambio climático.
 
Los resultados sugieren que las condiciones climáticas contemporáneas explican esta
diferencia, así como los cambios en el clima del Eoceno (hace entre 53 y 34 millones
de  años). “Parece ser que un mayor cambio climático en el Eoceno (cuyas temperaturas eran 10ºC superiores a las actuales) en el hemisferio norte que en el sur, condujo a más extinciones de especies en el norte con los consecuentes efectos en la riqueza de especies de hormigas a escala local”, señala Arnan. 

En 1845, Charles Darwin explicó que la mayor diversidad de especies en el hemisferio sur está asociada con un clima más favorable, teoría que apoya este estudio internacional.  
 
Australia tiene más hormigas que todo el hemisferio norte
 
La riqueza de especies de hormigas varía entre 0 y 184 especies diferentes, y difiere
por la temperatura y las precipitaciones, mayores en el hemisferio sur para una misma
latitud.  Casi  la  mitad  (49%)  de  la  variación  en  el  número  de  especies  entre  las
diferentes localidades estudiadas  se debe a las diferencias climáticas. 

La diferencia entre los hemisferios es tal que sólo Australia tiene mayor riqueza de especies de hormigas que todo el hemisferio norte. A diferencia de las aves, anfibios o plantas, la riqueza de las especies de hormigas es mayor cuando su hábitat es seco, sobre todo en las regiones más calidas del planeta. 
Los  investigadores, de ocho países distintos, han contribuido con datos  regionales y de sus propios experimentos de campo. Con esta información se creó  la Global Ant Community  Database, una  base  de  datos  que  contiene  datos  de  la  diversidad  y
abundancia de las comunidades de hormigas en más de 3.000 localidades de todo el
mundo. Este trabajo es el segundo publicado a partir de esta base de datos y uno de los primeros estudios sobre las comunidades locales a gran escala. 

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de