El Congreso de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha finalizado este jueves en Barcelona con un llamamiento a actuar en favoer de la protección de la diversidad de la vida animal y vegetal del planeta.

“Es tiempo de tomar medidas para proteger los recursos naturales del planeta”, informó la organización en un comunicado tras cuatro días de debates que marcaron la primera parte de su congreso. Los trabajos de la UICN seguirán hasta el 14 de octubre con la reunión de su Asamblea General.

Según la lista roja de especies amenazadas de este año, difundida el lunes por la UICN, un mamífero de cada cuatro (1.141 de 5.487 especies censadas) está en peligro de extinción, aunque podría llegar a ser un tercio, teniendo en cuenta la inquietante falta de datos respecto a 836 especies.

El cambio climático, una amenaza para la biodiversidad
El cambio climático, una amenaza para la biodiversidad.

Los registros contabilizan que al menos 76 especies de mamíferos ya han desaparecido desde el año 1.500 (no se tienen informaciones más allá de esa fecha), pero también 134 especies de aves, 60 de insectos, 28 de anfibios y 21 de reptiles.

Entre las últimas especies de mamíferos extintas figuran el tigre de Tasmania (Thylacinus cynocephalus): “el último murió en el zoo de Hobart en 1933”, afirmó Jean-Christophe Vié, jefe adjunto del programa para las especies de la UICN.

La principal causa de la desaparición de especies es la destrucción de hábitats naturales, aunque la contaminación, la caza y la sobreexplotación de los recursos naturales son también muy influyentes en la desparición de las especies.

El cambio climático empieza a causar víctimas: el sapo dorado o el sapo de Monteverde (Bufo periglenes), de Costa Rica, en América Central, “es la primera especie que consideramos extinta por culpa del cambio climático”, precisó Jean-Christophe Vié.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de