Ambas especies son migratorias, y por tanto deben protegerse de modo global, tanto en sus áreas de cría como de invernada, de acuerdo a las principales directrices europeas de conservación.

La nueva Orden de Vedas de Canarias para la temporada 2015, aprobada por el Gobierno canario, excluye a la tórtola europea –declarada Ave del Año 2015 por SEO/BirdLife- y a la codorniz común de las especies “cazables”. En los últimos años ya se venían eliminando o reduciendo los periodos y cupos de caza de estas especies en algunas islas, y en 2014 quedó prohibida temporalmente su caza en todo el archipiélago. Esta decisión se debe al preocupante estado de conservación de ambas especies a escala nacional e internacional, lo que ha llevado al Gobierno de Canarias, como responsable de la conservación de las especies silvestres, a tomar la decisión más adecuada, cumpliendo de ese modo con la normativa europea y la legislación española. No hay que olvidar que ambas son especies migratorias y por tanto los esfuerzos de conservación deben incluir la totalidad de su área de distribución.

SEO/BirdLife ha venido transmitiendo al Gobierno de Canarias y a la opinión pública, estos últimos años, su preocupación por el desfavorable estado de conservación que atraviesan ambas especies. En este sentido, ha propuesto a las administraciones responsables una moratoria de cinco años para las dos especies y de forma paralela el desarrollo de medidas de conservación tanto para ambas especies como para su hábitat.

Esta solicitud viene apoyada y reforzada en el caso de la tórtola europea por el informe “Necesidad urgente de incluir a la tórtola europea Streptopelia turtur en el Catálogo Español de Especies Amenazadas en la categoría de Vulnerable”, que refleja la situación de la especie y que ha sido apoyado por distintos científicos o expertos en biología de la conservación, cumpliendo de este modo con las normas europeas y leyes nacionales que las protegen.

Para el caso de la codorniz, los datos científicos disponibles indican un paulatino y continuo declive de las poblaciones de esta especie en España y un alarmante descenso en Europa. Además, y de acuerdo a la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, el ejercicio de la caza debe regularse de modo que queden garantizados la conservación y fomento de las especies cinegéticas.

Declive continuado

De acuerdo con los datos del Programa Sacre (Programa de Seguimiento de Aves Comunes), a nivel nacional, ambas especies, están sufriendo un declive continuado, del 30% en el caso de la tórtola europea y de 62% en el caso de la codorniz, lo que representa una importante tendencia negativa de sus poblaciones para el periodo 1998-2013, consolidándose dicho descenso poblacional, ya que para el periodo 1998-2012 el declive para la tórtola era del 29% y para la codorniz del 52%.

Hay que destacar que los resultados del Programa Sacre, cuya metodología estandarizada está ampliamente aceptada y que se lleva a cabo en numerosos países europeos, son utilizados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente desde el año 2005 hasta la actualidad como un indicador ambiental relevante y aceptado oficialmente.

 SEO/BirdLife pone de manifiesto que estas circunstancias obligan a tomar medidas para proteger y conservar estas especies, y entre ellas a que la caza no comprometa los esfuerzos de conservación realizados en toda su área de distribución, ya que no hay que olvidar que se trata de especies migratorias, que forman parte del patrimonio natural de muchos países.

Además, se deben tomar otras medidas que deben incluir el estudio y seguimiento de las poblaciones de ambas especies, plantación y cultivo de cereales y de otras especies vegetales favorables para su alimentación y nidificación, control de depredadores introducidos, control de la caza ilegal, etc., contando para ello con la ayuda y colaboración de los sectores implicados (agricultores, cazadores, científicos, grupos conservacionistas, etc.).

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de