Inicio de las protestas

El pasado mes de junio, el GEIB comenzó alertando a las autoridades acerca de las medidas tomadas hasta ahora en el caso del mejillón cebra. Éstas van encaminadas principalmente a la prohibición de las técnicas de pesca, pero las consideran “insuficientes”. Las medidas en el caso de la desinfección podrían considerarse como incompletas puesto que solo se aplican en la pesca del cangrejo señal, y no para otros tipos en los que se usan los mismos equipamientos que también pueden actuar como vector.

Campaña

Bajo el lema “Sobrón, en una escapada verás mejillones”, el GEIB lanza una campaña a traves de su blog para la recolección de firmas. Con ellas se pretende pedir a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León que prohíba la pesca en todas sus modalidades en el Embalse del Sobrón y en todos los tramos libres del río Ebro.

Para el GEIB, es para la Junta un deber y no una opción, evitar que el mejillón cebra acabe con los ecosistemas acuáticos y con la pesca, además de las consecuencias de negativas para la industria y la agricultura.

Consecuencias de la aparición del mejillón

Todo parece indicar que la presencia del mejillón cebra en nuestras aguas es muy negativa. En un estudio realizado en 2005, se estimó que el coste global por la presencia en la cuenca del Ebro podría alcanzar los 40 millones de euros en 2025. Pero podría decirse que es una cifra subestimada, puesto que en Estados Unidos, el coste entre 1993 y 1999 superó los 5.000 millones de dólares, un 60% soportado por la industria eléctrica.

¿Asumirá entonces, la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, la plena responsabilidad de un desastre anunciado por no haber tomado las medidas de prevención adecuadas?



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de