Azahar, una hembra nacida en Sierra Morena, ha sido trasladada hasta las instalaciones del nuevo centro de cría en cautividad portugués. Así tanto la Junta de Andalucía como el Ministerio de Medio Ambiente favorecen el inicio del programa de cría en nuestro país vecino.

Centros de cría

Con la cesión de ejemplares también se ayuda a la descongestión de los tres centros de cría andaluces. Las instalaciones de estos centros se encuentran al límite de su capacidad de carga debido al “éxito de los alumbramientos”, cuyo número y tasa de supervivencia ha superado ampliamente las previsiones iniciales más optimistas de la Junta.

El Programa de Cría en Cautividad español cuenta actualmente con 76 linces distribuidos en dos centros de cría (El Acebuche y La Olivilla) y un centro asociado (el Zoobotánico de Jerez). De todos ellos 60 son adultos (30 machos y 30 hembras) y 16 son cachorros nacidos en cautividad durante el año 2009, el mayor número de cachorros nacidos en una misma temporada.

Aunque cuatro de los 16 ejemplares procederán de poblaciones silvestres. Todos los ejemplares han sido seleccionados en función de criterios científicos para garantizar una adecuada variabilidad genética en la nueva iniciativa de cría que se emprenda en Portugal.

Cooperación entre países

Este hecho histórico de cooperación entre países no solo se centra en la cesión de los animales. Andalucía también va a proporcionar a la administración portuguesa la formación técnica necesaria para llevar a cabo las labores de cría en el centro de nueva construcción.

Así, la cría en cautividad no es el fin último relacionado con la conservación del lince, sino que el objetivo es devolverlo a sus antiguos territorios de asentamiento a lo largo de toda la Península Ibérica. Con este objetivo, la Junta, a lo largo de este otoño realizará las primeras sueltas en libertad en Gualdalmellato y Guarrizas (Córdoba y Jaén).

Mediante el protocolo de colaboración, el Ministerio de Portugal se ha comprometido a poner en marcha, en un plazo máximo de 3 años, un programa detallado con al menos un área potencial de reintroducción de linces ibéricos. De esta forma, podrá incorporarse plenamente al Programa de Cría en Cautividad, ampliando al conjunto de la península ibérica la imprescindible tarea de recuperar a este felino emblemático del monte y el matorral mediterráneos.

Situación del lince

En la actualidad, en España hay unos 250 linces en la naturaleza que se distribuyen entre las comunidades de Andalucía y Castilla La Mancha. En Andalucía hay unos 170 ejemplares en Sierra Morena y 65 en Doñana. En Castilla La Mancha existe una pequeña población de unos 12 ejemplares que se encuentran en propiedades privadas.

Por otra parte, el MARM contribuye también a la recuperación del lince en su medio natural mediante una contribución de dos millones de euros al proyecto LIFE de la Junta de Andalucía y de un millón de euros al proyecto de la Junta de Castilla La Mancha.

Opinión de los ecologistas

La organización ecologista WWF, aplaude este importante avance, aunque muestra su preocupación por el retraso en las actuaciones de la mayor parte de las comunidades autónomas donde históricamente habita este felino. Para ellos “aún existen tres regiones que no han aprobado el plan de recuperación de la especie”.
 
Ahora mismo sólo Andalucía trabaja en la recuperación de territorios históricos del lince. Dentro del marco del proyecto Life, la comunidad ha seleccionado tres áreas de reintroducción y está actuando para mejorar las condiciones de estas zonas, reduciendo las amenazas para la especie y fomentando la suelta de ejemplares a corto plazo.

Extremadura, socia del proyecto Life, ha comenzado ya este tipo de acciones, pero debe intensificarlas y proteger las áreas de cría afectadas por la proliferación de nuevas infraestructuras.Castilla-La Mancha, por su parte, tras descubrir una nueva población de lince, no ha dado continuidad a los trabajos de seguimiento ni de mejora del hábitat.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de