La biodiversidad española está seriamente amenazada

La iniciativa aprobada se saltará el fallo del Tribunal Supremo de agosto de 2016 por el que ordenaba la inclusión en el catálogo de estas especies invasoras como el Black Bass, el lucio perca, la carpa o la trucha arcoiris. 

Este vacío legal provoca un gravísimo problema ambiental. Desde ahora se podrán soltar estas especies invasoras a los ríos como la carpa, declarada como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

GRAN ALARMA EN LA COMUNIDAD CIENTÍFICA

Las alarmas han saltado en la comunidad científica y en los colectivos ambientalistas. La modificación de ley favorece claramente los criterios políticos y económicos por encima de los criterios ambientales: 600 científicos, 17 sociedades científicas y 100 ONG se oponen a su iniciativa de modificar la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad (llamada Ley Narbona).

Las ONG Ríos con vida, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife y WWF España, consideran que el cambio normativo es totalmente innecesario.

Para las ONG la ley actual ya ofrece flexibilidad suficiente y procedimientos para abordar la gestión de las especies exóticas invasoras de forma adecuada, pudiendo descatalogar o catalogar especies en el marco de una conservación del medio ambiente teniendo en cuenta los intereses sociales y económicos.

TRAS EL CAMBIO CLIMÁTICO, ES LA MAYOR AMENAZA A LA BIODIVERSIDAD

Se calcula que, en Europa, existen más de 12.000 especies exóticas, de las cuales en torno a un 10-15 % son invasoras. Son una seria amenaza para la biodiversidad y pueden producir la extinción local de especies autóctonas; por ejemplo, porque compiten por recursos limitados como el alimento y los hábitats, porque hibridan o porque propagan enfermedades exóticas.

Las especies exóticas invasoras es la mayor amenaza a la biodiversidad por detrás del cambio climático, y sus efectos pueden a alterar la estructura y el funcionamiento de ecosistemas enteros, poniendo en peligro su capacidad para prestar servicios ecosistémicos valiosos, como la polinización, la regulación del agua o el control de inundaciones.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de