Solidaridad con las víctimas

Un total de 77.491 árboles sembraron en sus jurisdicciones las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible (CAR’s) de todo el país como parte de la campaña “Plantemos memorias de paz”, que busca honrar a las víctimas del conflicto y al mismo tiempo celebrar el nuevo proyecto de vida que emprenderán con la reparación y la búsqueda del país, de un camino hacia la paz.

La región central del país se unió a esta jornada masiva con la siembra de 40.100 árboles, el oriente con 12.100 árboles, el sur con 11.291 árboles, el Pacífico 6.000, el Caribe con 4.400 y las 7 corporaciones de Desarrollo Sostenible sembraron 3.600.

El evento principal se llevó a cabo en la provincia de Sumapaz, donde se sembraron mil árboles con la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, la Secretaria Distrital de Ambiente y la Alcaldía del municipio. “Este fue un territorio de confrontaciones armadas. Sin embargo, y paradójicamente, es el ecosistema de páramo mejor conservado, gracias a la conciencia ambiental y apropiación de sus habitantes. Hoy el páramo es una insignia de paz, señaló el ministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo.

A la campaña también se unieron desde la plaza de Soacha el Presidente de la República Juan Manuel Santos, el gobernador de Cundinamarca Jorge Rey y el alcalde de Soacha, Eleazar González, quiénes destacaron la importancia de iniciativas como la liderada por el sector ambiental que busca recordar a las víctimas y al mismo tiempo preservar el medio ambiente, todo en un escenario de consenso por la búsqueda de un camino hacia la paz.

Por su parte, desde Armenia el viceministro de Ambiente, Carlos Alberto Botero López, acompañó a Mariana Vélez, una niña de 12 años víctima del conflicto, a sembrar un árbol en memoria de su abuelo. ”El mensaje es muy claro, todas las corporaciones del país se están vinculando en la siembra de más de 75 mil árboles para decirle a las víctimas que este es un mensaje de solidaridad y que no serán olvidadas. Cada árbol llevará el nombre de una víctima que crecerá en un país distinto y cada vez mejor, dijo Botero López.

En la siembra, realizada en el sendero de la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ), participó el consejo directivo de la Corporación, funcionarios, representantes de la Reserva Natural Rosa de los Vientos de Salento y Jóvenes de Ambiente que lideraron la siembra de especies como: árboles de la cruz, cedros, guayabos, totumo, cedro negro y palma de cera, uno de nuestros símbolos patrios, que se encuentra amenazado.

Para John James Fernández, director de la CRQ, este acto de siembra de árboles les permitió a todas las corporaciones articularse con la campaña nacional y reiterar el compromiso de los colombianos con el ambiente y la paz: ”Este fue un acto muy especial y conmovedor por todo lo que significa, y por el compromiso de la gente con el proceso que se avecina y lo que implica desde el punto de vista de lo histórico, lo social y de la vida, que es lo más importante”.

“Con este acto simbólico que se desarrolló en todo el territorio nacional, las CAR le apuntan al reconocimiento de las víctimas que durante los 50 años de conflicto armado han alcanzado los 8 millones”, dijo Ramón Leal Leal, director ejecutivo de Asocars y especificó que la campaña busca reconocer y visibilizar a los héroes víctimas de las fuerzas armadas, “por eso los árboles simbolizan la memoria de las víctimas y la esperanza de un futuro prometedor para Colombia, concluyó.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de