La Fundación Biodiversidad, entidad pública dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, considera fundamental la conciliación entre la conservación del oso pardo y los distintos usos del territorio en los Pirineos.

El comunicado se realiza ahora a raíz de las manifestaciones contra los programas de conservación del oso pardo, celebradas tras el accidente del pasado 23 de octubre en el que la osa Hvala (una de las hembras traídas desde Eslovenia para reforzar la población osera en la cordillera pirenaica) atacó a un cazador en el valle de Arán.

“Los ataques han sido mínimos”

“Los ataques de los osos a personas o los daños materiales producidos en España han sido mínimos en las últimas décadas, no sólo porque la población de la especie es escasa, sino porque el oso es un animal huidizo por naturaleza, motivo por el que rehuye el contacto con los humanos”.

La fundación destaca que tanto en los Pirineos como en la Cornisa Cantábrica “se ha demostrado ampliamente no sólo la viabilidad de compatibilizar el desarrollo rural, los usos del territorio y la conservación de la especie, sino que esos factores están positivamente relacionados y se complementan necesariamente”.

“Se deben seguir fomentando estos programas”

La entidad asegura que los programas de conservación y sensibilización llevados a cabo hasta el momento han producido resultados muy positivos.

Los esfuerzos realizados en los últimos años por las Administraciones Autonómicas del Pirineo y otros sectores, aseguran, deben seguir fomentando la preservación del oso pardo y el fomento del desarrollo rural.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de