En un informe hecho público esta semana, un panel internacional de expertos en pesca ha calificado la gestión llevada a cabo por los gobiernos miembros de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA) como una “desgracia internacional”, lo que confirma la postura de Greenpeace sobre la aguda crisis que sufre la población de atún rojo en el Mediterráneo.

Este panel independiente fue encargado por la propia CICAA para evaluar el trabajo de este organismo, como resultado de las preocupaciones de la comunidad internacional sobre su gestión de las pesquerías de atún. En un lenguaje muy directo, demanda “la suspensión inmediata de la pesca de atún rojo en el Atlántico Oriental y el Mediterráneo hasta que los países cumplan estrictamente la legislación de la CICAA sobre atún rojo”. El cierre de la pesquería es considerado por el panel como “la única forma de evitar que continúe lo que es considerado por los observadores y por otros miembros de la CICAA como una parodia de la gestión pesquera”.

España es el miembro de la CICAA con la mayor cuota de pesca para la especie (5.500 toneladas en 2008) y también uno de los países que habrían pescado por encima de su cuota en los pasados años. El panel también concluye que la gestión del atún rojo mediterráneo es además “inaceptable y no coherente con los objetivos de la CICAA”, tales como garantizar que las poblaciones de peces no caigan hasta niveles insostenibles.

Además de solicitar la suspensión de la pesca, el panel recomienda el cierre inmediato de todas las zonas conocidas de reproducción del atún rojo. Este cierre supone un apoyo evidente a las demandas de Greenpeace de creación de reservas marinas para proteger las zonas clave de reproducción de la especie en el mar Mediterráneo.

Greenpeace destaca la importancia de esta recomendación ya que en unas pocas semanas se debatirá en el Congreso una Proposición no de Ley para la creación de un Santuario para el atún en aguas al sur de las Islas Baleares presentado por el Grupo Parlamentario Iniciativa per Catalunya Vers.

“Esperamos que todos los grupos parlamentarios apoyen esta proposición no de ley y que el ministerio de Medio Ambiente se ponga inmediatamente a trabajar en la creación del Santuario Balear para el atún y en conseguir apoyos internacionales para la adopción de la propuesta en el marco de la CICAA”, ha declarado Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace.

El panel atribuye el fracaso de la gestión de la CICAA en buena medida a que sus miembros no han aplicado los reglamentos existentes. Sin embargo, algunos problemas son más profundos: el documento se refiere no sólo a las grandes cantidades de capturas ilegales en esta pesquería, sino también al hecho de que la cuota aprobada por la CICAA alcanza casi las 30.000 toneladas de captura permitida cada año, el doble de las 15.000 toneladas recomendadas por los científicos para evitar el hundimiento de la población de atún rojo. Tal como afirma el Panel “es difícil describir esto como gestión pesquera responsable”.

“Los gobiernos de los países mediterráneos han fracasado estrepitosamente en la conservación de los ecosistemas marinos de la región, y el del atún rojo es un ejemplo evidente. Este informe, realizado por expertos nada sospechosos de ser ecologistas, es una llamada evidente de atención para que los miembros de la CICAA dejen de atender tan sólo a los intereses a corto plazo de un puñado de empresarios y garanticen el futuro del atún rojo mediterráneo”, añadió Losada.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de