La Comunidad de Madrid alberga 27 parejas estables de águila imperial según el último censo elaborado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en 2007, lo que representa un 13 por ciento de la población de esta rapaz en todo el territorio nacional. El Ejecutivo regional no se conforma con esta cifra histórica que no se alcanzaba desde los años 90 por lo que realiza un importante esfuerzo en proteger y potenciar medidas que implican una evolución más favorable de esta especie en la Región.

“La Comunidad de Madrid tiene la satisfacción y la responsabilidad de ser una de las cinco regiones de España que albergan ejemplares reproductores de águila imperial por lo que desde el Ejecutivo regional trabajamos decididamente para proteger a esta especie e impulsamos iniciativas con el fin de aumentar la población actual al menos en un 30 por ciento durante los próximos 10 años”, aseguró el viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Manuel Beltrán, que clausuró hoy la VI Convención de la Fundación Amigos del Águila Imperial, cónclave organizado por esta Fundación, el Gobierno regional y la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA).

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio desarrolla, en colaboración con la Fundación Amigos del Águila Imperial, un minucioso programa de vigilancia de los nidos de estas rapaces ubicados en fincas de titularidad privada. Esta relación es sumamente importante ya que se promueve la conservación de una especie emblemática como el águila imperial ibérica y se contribuye a la gestión adecuada de los recursos naturales.

Las labores de seguimiento y control permiten al Ejecutivo regional disponer de una información completa de las 27 parejas de águila imperial existentes en Madrid, con datos concretos sobre su lugar de ocupación, edad, fecha y tamaño de las puestas o el número de pollos nacidos y volados, todo ello fruto del Programa de Actuaciones para la Conservación del Águila Imperial puesto en marcha en 2001. La Comunidad elabora además anualmente un censo donde se recoge el número de especies de esta rapaz que alberga la Región y su localización, centrada fundamentalmente en espacios naturales del suroeste y la zona del monte de El Pardo.

Favorecer el alimento

Entre las medidas puestas en marcha por la Comunidad de Madrid para incrementar el número de ejemplares de águila imperial destaca también la mejora de las poblaciones de conejo de monte, fuente de alimento de esta rapaz. Para ello se fomenta la construcción de majanos o construcciones de piedra tradicionales donde puedan criar los conejos en las reservas de caza controlada, gestionadas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, y en las fincas privadas, así como el abono de parcelas y la plantación de cereales que sirvan para la alimentación del conejo.

Además, la Comunidad está llevando a cabo otras actuaciones encaminadas a conocer la biología del águila, el control y seguimiento de poblaciones, la vigilancia de nidos y la elaboración de censos, así como la búsqueda de otras zonas potenciales para ser ocupadas por águilas. Igualmente, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio prevé medidas para el control de venenos, la mejora de los análisis sanitarios de esta especie, el control de los cepos en los cotos de caza y el seguimiento y mejora de las líneas eléctricas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de