Perros, gatos, roedores, e incluso zorros y jabalíes. A estos mamíferos hay que sumar diferentes tipos de aves como las gaviotas (en poblaciones costeras), los córvidos, y las carroñeras. Todos ellos componen la fauna existente en los vertedores, y todos ellos tienen un mismo fin: alimentarse.

En el marco de VERSOS´10- II Congreso Internacional de Mejores (Tecnologías Disponibles en Vertederos que se ha celebrado los días 10, 11 y 12 de noviembre de 2010 en la Alhóndiga, Julen Zuberogoitia, Gerente de Euskal Falcon disertará sobre el Control de la fauna en los vertederos mediante el uso de la cetrería.

“Los que más problemas dan son las aves porque entre ellas se comunican y se avisan de dónde hay comida, esto provoca que se den congregaciones importantes (en problemas con mamíferos suele bastar con jaulas trampa y captura directa, y en el caso concreto de los roedores, tapando los residuos)”, explica el experto. Esto provoca crecimiento de población antinaturales –la población de gaviotas en el País Vasco se triplicó entre 1980 y 2000– con los consiguientes problemas que esto acarrea.

Problemas para los humanos

“Aparte del efecto visual negativo, estas superpoblaciones crean una serie de problemas con el ser humano. Por ejemplo, en las poblaciones costeras las gaviotas ponen sus nidos en los tejados y no dejan dormir a los vecinos, atascan los canalones, no dudan en atacar a cualquiera que suba a un tejado donde tengan un nido…”

Para atajar este problema existen diferentes métodos de captura. “Se pueden usar equipos sonoros, redes o escopetas, aunque estos métodos no están muy bien vistos por la sociedad”, señala Zuberogoitia. “Por ello”, prosigue, “la cetrería –arte de cazar con halcones- se postula como una muy buena alternativa”. En este sentido, se calcula que estas aves cazan entre 150 y 200 gaviotas al año. Además, “se trata de algo que gusta a la gente, a lo que se añade que suelen cazar a los ejemplares tarados, provocando así una especie de selección natural”. Ésta técnica es la más natural y la que menos repercusiones tiene en el medio ambiente. De esta forma, y mediante controles de natalidad y retirada de huevos, los expertos están consiguiendo reducir el número de gaviotas. 

Respecto al coste, “es muy parecido al resto de métodos”, matiza Zuberogoitia. En efecto, este método –exactamente el mismo que se usa en los aeropuertos- cada vez se usa más para controlar la fauna en los vertederos, y otras zonas con problemas con aves. En Bizkaia, el vertedero de Igorre  y el de Artigas (Bilbao) ya cuentan con halcones como vigilantes. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de