Las cifras de rinocerontes en África han alcanzado niveles récord, pero una subespecie confinada a un remoto y agreste rincón del Congo está al borde de la extinción, según advirtió hoy un importante grupo de conservación animal.

Mientras las poblaciones aumentan en otros lugares, el rinoceronte blanco del norte, encontrado únicamente en el Parque Nacional Garamba de la República Democrática del Congo, ha sido cazado de manera furtiva.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por su sigla en inglés) reveló que quedaban apenas 30 rinocerontes en abril de 2003 y sólo cuatro animales confirmados en agosto de 2006.

Desaparición de los rinocerontes blancos

"Un reciente trabajo de campo no ha hallado hasta el momento nada que indique la presencia de esos cuatro rinocerontes restantes", explicó en un informe el jefe de un grupo de especialistas en rinocerontes africanos, Martin Brooks.

"A menos que los animales sean encontrados durante búsquedas intensivas planificadas bajo la dirección de parques africanos, la sub especie puede estar condenada a la extinción", agregó.

Caza furtiva

Los rinocerontes blancos están en la mira de los cazadores por sus cuernos, que alcanzan altos precios en Yemen, donde son convertidos en mangos de dagas y en el Lejano Oriente, lugar en el que son codiciados por sus supuestas cualidades medicinales.

Pero la protección de la vida salvaje es casi imposible en la oriental República Democrática del Congo debido a la violencia de milicias que todavía golpea a la región, tras cinco años de una guerra en la que murieron cerca de cuatro millones de personas, principalmente de hambre y enfermedades.

Las autoridades arrestaron en marzo a un guardia forestal, sospechoso de la matanza de varios exóticos gorilas de montaña en el parque nacional más viejo del Congo, Virunga. El mes pasado un grupo de conservación afirmó además que soldados, rebeldes y aldeanos locales en Virunga habían matado 14 elefantes para cubrir la demanda creciente de China por marfil.

Los esfuerzos de conservación, que incluyen traslados y el freno a la caza furtiva, han aumentado las cifras totales de rinocerontes blancos a 17.480 el año pasado desde los 14.540 en 2005, agregó el grupo. El número del más pequeño pero agresivo rinoceronte negro africano aumentó a 4.180 de 3.730, pese a que todavía figura en la lista de peligro crítico de la IUCN.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de