La Fundación Gypaetus junto con el Ayuntamiento de Castril de la Peña, que forma parte de la Red de Municipios contra el Veneno, ejercen la acusación particular contra el ganadero. Se trata del primer proceso penal relacionado con la muerte de un quebrantahuesos liberado en Andalucía.

Pena de hasta 3 años de cárcel

El acusado es titular de una explotación ganadera y fue puesto a disposición judicial tras, según aseguran los testigos, se encontraba colocando trozos de carne envenenada en la misma zona donde días antes se había hallado el cadáver del quebrantahuesos.

El ganadero podría permanecer tres años en prisión y se enfrente a una multa de 60.000 euros debido a un " delito continuado relativo a la protección de la flora , fauna y los animales domésticos" según recoge el artículo 336 del Código Penal.

Programa Andaluz de Reintroducción del Quenbrantahuesos

Segura era una hembra nacida en 2007 en el Centro de Cría de Quebrantahuesos de Cazorla. Fue liberada en la Sierra de Segura (Jaén) en mayo de ese mismo año, en el marco del Programa Andaluz de Reintroducción del Quebrantahuesos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

La Fundación Gypaetus asegura que desde su liberación, la hembra se había adaptado perfectamente al medio. Además, añade la organización, " Segura mostraba una total capacidad para la búsqueda independiente de alimento y refugio".

El cadáver del ave fue localizado un año después de su liberación con la ayuda de un satélite GPS que portan todos los ejemplares liberados en Andalucía.

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de