El Mediterráneo se queda sin peces

El Mar Mediterráneo ha perdido el 41% de sus mamíferos marinos y el 34% de la población total de peces en los últimos 50 años, según un estudio europeo publicado en Scientific Reports del que se informa en un comunicado.

Los científicos y expertos pesqueros que han estado siguiendo la situación a través de los años señalan una disminución alarmante en las poblaciones de peces. El estudio desvela que el 93 % de las poblaciones de peces del Mediterráneo que fueron evaluadas están sobreexplotadas, y que algunas incluso están al borde del agotamiento.

Se estima que entre 10.000 y 12.000 especies marinas habitan el mar Mediterráneo, pero esta extraordinaria biodiversidad está amenazada por la contaminación, el cambio climático y la sobrepesca. Si no se actúa mediante una acción concertada, se podrían producir daños irreversibles y un colapso de las reservas clave que son esenciales para el sector pesquero, informa Tendencias 21.

En el estudio los científicos del Centro Común de Investigación (CCI) advierten que las presiones sobre el Mar Mediterráneo podrían empujar el ecosistema más allá del punto de no retorno.

Cambios históricos

El estudio analiza los cambios históricos en la red alimentaria del mar Mediterráneo, impulsados ​​por factores medioambientales y los esfuerzos de pesca, y señala que las mayores reducciones fueron encontradas en el Mediterráneo Occidental y en el mar Adriático (50 %), mientras que la reducción fue mucho menor en el mar Jónico (8 %).

Además, el estudio concluye que la principal causa de estos cambios ha sido la variación de la producción primaria en la cuenca mediterránea. La producción primaria se refiere a la actividad fotosintética de las plantas, mediante la cual usan la luz del sol para sintetizar los nutrientes del dióxido de carbono y el agua para crear la biomasa fitoplanctónica, que constituye la base de la red alimentaria y la reproducción de los peces. Como la productividad primaria del mar Mediterráneo es naturalmente baja, todo este mar se caracteriza por ser un ecosistema de baja productividad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de