El Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de la Comunidad ha atendido este año a 303 animales exóticos, un 51.5% más que los decomisados en el mismo periodo del anterior. El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, ha visitado el CRAS, dedicado desde su creación en 2010 a labores de recogida de fauna silvestre para su tratamiento clínico. 

En el centro también se encargan de la acogida, cuidado y asistencia veterinaria de animales exóticos. Una de las actuaciones principales es intermediar en el decomiso de animales silvestres por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los Servicios de Aduanas. La Policía Nacional, Local y la Guardia Civil pueden incautarse de ejemplares exóticos, cuya gestión no asumen directamente por falta de recursos.

Por ello, una vez que se ha producido la incautación del animal, sus efectivos se ponen en contacto con la Comunidad de Madrid, que a través del CRAS adopta las medidas necesarias para garantizar su bienestar y la seguridad de los ciudadanos. Una vez que llegan al CRAS, el mantenimiento varía en función de sus características. Los más peligrosos, cuyo antídoto no está al alcance, son depositados en centros zoológicos.

En la región hay cinco parques zoológicos que albergan cerca de 12.000 animales entre autóctonos y exóticos. Entre los ejemplares que han recibido se encuentran, por ejemplo, una tortuga de espolones africana, una araña cangrejo gigante, una tortuga carbonaria, un escorpión de puntas negras o un tiburón malayo. Por su parte, los animales exóticos no peligrosos se entregan a diversas instituciones para su cuidado, una cesión que no supone ningún lucro para la Comunidad de Madrid.

La entrada principal de animales exóticos tiene lugar a través del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. El Puesto de inspección Fronteriza del aeródromo controló 3,7 millones de animales en 2014 entre exportación e importación. El CRAS interviene cuando las Fuerzas de Seguridad en el aeropuerto constatan la falta de documentación de los animales, pero la actuación puede también estar motivada por la denuncia de un particular. En este caso, se acude al domicilio en cuestión para verificar la denuncia, se inicia expediente sancionador y se avisa al CRAS que, previa identificación, traslada a los animales a las instalaciones del Soto de Viñuelas.

Los animales exóticos solo pueden comercializarse cumpliendo la legislación vigente. Introducir especies exóticas invasoras constituye una infracción administrativa grave o muy grave que conlleva multas de hasta 2 millones de euros. El CRAS es un centro de referencia para conservación de la fauna silvestre de la región. Desde su apertura en 2010 ha atendido a cerca de 12.000 animales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de