La investigación analizó 50.000 especies globalmente extensas y comunes, y encontraron que dos tercios de las plantas y la mitad de los animales van a perder más de la mitad de su hábitat climático para el año 2080 si no se toman medidas para reducir el calentamiento global y su velocidad. Esto significa que la distribución geográfica de plantas y animales comunes se reducirá a nivel mundial y la biodiversidad bajará en casi todas partes.

Se espera que plantas, reptiles y anfibios en particular estén en mayor riesgo y que el África subsahariana, América Central, Amazonía y Australia pierdan la mayoría de las especies de plantas y animales. Además, se proyecta una gran pérdida de especies de plantas para el Norte de África, Asia Central y Europa del Este.

Sin embargo, actuar rápidamente para mitigar el cambio climático podría reducir las pérdidas en un 60% y comprar otros 40 años para que las especies se adapten. Esto se debe a que esta mitigación sería lenta y después se situaría el escenario en un aumento de la temperatura mundial de 2º C respecto a tiempos preindustriales (1765), ya que sin esta reducción, las temperaturas globales podrían aumentar en 4º C para el año 2100.

El estudio, financiado por el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural (NERC), fue dirigido por la doctora Rachel Warren, de la Escuela de Ciencias del Medio Ambiente y el Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático de la UEA. Sus colaboradores fueron Jeremy Vanderwal, de la Universidad James Cook, en Australia, y Jeff Price, también de la Escuela de Ciencias Ambientales y el Centro Tyndall de la UEA.

Empobrecimiento de la biosfera

"Nuestra investigación predice que el cambio climático reducirá en gran medida la diversidad de las especies, incluso las muy comunes que se encuentran en casi todo el mundo. Esta pérdida de biodiversidad a escala global empobrecería considerablemente la biosfera y los servicios ecosistémicos que proporciona", añade Rachel Warren, la directora de la investigación, quien subraya que en otros síntomas del cambio climático, como fenómenos climáticos extremos, plagas y enfermedades, la estimación de este equipo es "probablemente conservadora".

"Las buenas noticias son que nuestro estudio proporciona nueva evidencia crucial de cómo rápidamente medidas para reducir los gases de efecto invernadero, como el CO2 y otros, pueden prevenir la pérdida de la biodiversidad mediante la reducción del importe calentamiento global a 2° C en lugar de 4º C. Esto sería también ganar tiempo, hasta cuatro décadas, para que las plantas y los animales se adapten a los 2º C restantes del cambio climático", sentencia.

El equipo de investigación cuantificó los beneficios de actuar ahora para mitigar el cambio climático y encontró que hasta un 60% de la pérdida de hábitat climático proyectado para la biodiversidad se puede evitar.

"La acción rápida y rigurosa de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial reduciría estas pérdidas de biodiversidad en un 60% si se baja el pico de emisiones globales en 2016 o un 40% si se reducen las emisiones en 2030, mostrando que la acción temprana es muy beneficioso", concluye Warren.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de