Los ejemplares recuperados se hallaban hacinados en jaulas y en pésimas condiciones. Además, se han localizado restos de otros 36 pájaros congelados. En nuestro país ha sido detenido el responsable de expoliar nidos de rapaces en distintos puntos de la geografía española para comerciar con sus crías y huevos.

Durante la investigación desarrollada de manera conjunta desde hace dos años con la policía belga, los agentes constataron la existencia de un tráfico internacional de especies protegidas entre España, Francia, Bélgica, Holanda y el Reino Unido, con ramificaciones en las antiguas repúblicas soviéticas, Chequia, Austria, Italia, y Alemania.

Fruto de estas investigaciones, los agentes españoles detectaron un grupo de personas dedicado a expoliar nidos de aves rapaces protegidas en distintos puntos de la geografía española, para comerciar a nivel internacional con sus crías y huevos.

Expolios y falsificación de documentos

Finalmente los investigadores localizaron y detuvieron al principal organizador de este entramado en España y se procedió a la intervención de cinco cernícalos primilla, dos cernícalos patirrojos, un halcón Harris, ocho águilas perdiceras, tres águilas perdiceras africanas, un halcón vespertinus y dos chovas piquirrojas. Las aves se encontraban en malas condiciones en jaulas habilitadas para su estancia temporal antes de ser vendidas. Además, se hallaron dentro de un arcón frigorífico del domicilio del arrestado restos de 36 especímenes muertos congelados de diferentes especies.

Los miembros de la red detenidos se encargaban de la falsificación de los documentos acreditativos de la tenencia de los animales (CITES), y de los elementos que los identifican (anillas). También se ocupaban de contactar con los compradores de las aves de rapiña en países, como Emiratos Árabes, donde las especies protegidas alcanzan precios muy elevados.

Un millón y medio de euros intervenidos en Bélgica

La parte de la investigación desarrollada por la Policía belga se ha saldado con el arresto de 6 personas y la incautación de 1.500.000 euros de las cuentas bancarias del principal responsable. También se ha producido una detención en Reino Unido y otra en Alemania.

La investigación ha sido desarrollada conjuntamente por agentes del Grupo de Consumo, Medio Ambiente y Dopaje de la UDEV de la Comisaría General de Policía Judicial y la Policía Federal Judicial de Bélgica, con la colaboración técnica de la Autoridad Cite del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, así como técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de