El director general del Medio Natural ha explicado que "es la segunda vez este año que se ha descubierto una nueva forma para capturar ungulados, es decir, mamíferos provisto de pezuñas, y ha recordado que este tipo de prácticas, además de estar totalmente prohibidas, pueden resultar muy peligrosas para las personas que en un descuido se puede pisar el cebo y quedar atrapados".

Tras realizar un seguimiento de esta fosa, en la que finalmente quedó atrapado un muflón, los agentes medioambientales de la Consejería de Infraestructuras han logrado descubrir a los autores de la misma cuanto intentaban sacar al animal de la trampa.

A partir de ese momento, los agentes liberaron al animal, identificaron a los dos individuos y presuntos autores, decomisaron todos los utensilios y herramientas utilizadas y tramitaron la correspondiente denuncia.

Hasta 3.000 de multa

Tal y como ha asegurado el director general del Medio Natural, Alfredo González, la utilización de métodos de caza ilegales como el foso trampa, el empleo de lazos, anzuelos o todo tipo de trampas y de cepos o ballestas está tipificado como falta muy grave en la Ley de Caza de la Comunidad Valenciana y está penalizado con hasta 3.000 euros y retirada de la licencia de caza e incluso la inhabilitación para obtenerla por un período de uno a dos años.

González ha significado que "espera que este tipo de prácticas desaparezcan de los montes de la Comunidad Valenciana y ha animado a todas las personas, en general, y a los cazadores, en particular a que denuncien ante los agentes medioambientales cualquier cebadero oculto en el monte y todo tipo de foso o jaula que encuentren.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de