Un reciente estudio, liderado por un equipo de científicos del Instituto Español de  Oceanografía, ha puesto de manifiesto que las variaciones en las abundancias tanto de tortuga boba como de tortuga laúd en el Mediterráneo occidental podrían  oscilar interanualmente en función de las condiciones oceanográficas y climáticas dependientes de la North Atlantic Oscillation (NAO).

El Mediterráneo occidental es un área importante para la flota española de palangre, que  dirige su esfuerzo principalmente al pez espada, el atún rojo y el bonito del norte.

Anualmente cientos de ejemplares son capturados accidentalmente por esta pesquería.  Sin embargo, existen notables diferencias interanuales en sus tasas de captura.

Se ha analizado una serie de 14 años de datos procedentes del programa de Observadores a bordo del IEO, un programa que se inicio en 1997 y que cuenta con la colaboración inestimable del sector. Durante este periodo el número de tortugas marinas observadas en las capturas fue de 3940 tortugas bobas y 8 tortugas laúd.

En el caso de la tortuga boba, la fase positiva de la NAO favorece el aumento de sus capturas en el Mediterráneo occidental, probablemente al propiciar un aumento en su  abundancia. Durante esta fase positiva de la NAO la componente oeste de los vientos dominantes en el Atlántico norte se incrementa, lo cual facilita la migración desde las  playas de puesta en norte América al Mediterráneo occidental.

Sin embargo, en el caso de la tortuga laúd la fase negativa de la NAO favorece la presencia de esta especie. Los autores sugieren que el aumento del plancton gelatinoso durante las fases negativas de la NAO podría actuar como atrayente de esta especie de tortuga.

Referencia: BÁEZ, J.C., D. MACÍAS, S. GARCÍA-BARCELONA & R. REAL (2014). Interannual differences for sea turtles by-catch in Spanish longliners from Western Mediterranean Sea. The Scientific World Journal, http://dx.doi.org/10.1155/2014/861396



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de