Blanca Martínez anuncia una línea de ayudas de 2,2 millones de euros en su visita a la Feria de San Mateo, en Reinosa

El censo de razas cárnicas ha crecido un 10 por ciento en lo que va de legislatura, y Cantabria suma cada día dos nuevas tudancas más a su cabaña.

El Gobierno de Cantabria va a aportar entre 100 y 160 euros a cada res de raza autóctona con el objeto de mantener la progresión de los censos que se ha producido en lo que va de legislatura. Lo ha anunciado hoy la consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, Blanca Martínez, en el transcurso de su visita a la feria de San Mateo (Reinosa). En su recorrido, estuvo acompañada por el director general de Ganadería, Santos Argüello, además de por los alcaldes de Reinosa, Enmedio y la Hermandad de Campoo de Suso.

Martínez detalló que se abonarán 100 euros por cada UGM (Unidad de Ganado Mayor) de animales reproductivos reconocidos como raza autóctona española e inscritos en el libro genealógico. Dicha cantidad, añadió, se elevará a 160 euros si se trata de razas en peligro de extinción, y además ambas se bonificarán con un 20% si la explotación se halla incluida en un sistema de calidad diferenciada agroalimentaria. El tope por explotación será de 5.000 euros.

En total, el Gobierno, que distribuirá las ayudas en concurrencia competitiva, ha habilitado una partida de 2,2 millones de euros, y el plazo para registrar las solicitudes expira el próximo día 30 de septiembre. Pueden registrarse tanto en la sede de la Consejería como en cualesquiera de las Oficinas de Extensión Agraria de la comunidad autónoma.

El objetivo de la Consejería no sólo pasa por reforzar las líneas estratégicas de la Política Agraria Común, sino también proteger los sistemas de explotación extensiva, contribuir al aprovechamiento de pastos y mantenimiento de la biodiversidad, o acelerar el avance que han experimentado los censos de razas propias ya que "se trata de un patrimonio genético que estamos obligados a preservar". En este sentido, Martínez recordó que "la cría en pureza de raza autóctona supone en muchos casos pérdida de rentas por su bajo rendimiento".

Habría incluso otro objetivo, apuntalar aún más el sector de la carne como "un nicho de empleo y riqueza imprescindible de cara a apuntalar el desarrollo rural en la comunidad autónoma". "El sector de la carne es un aliado excepcional para otro de nuestros sectores punteros, el lácteo, que lo llegó a pasar muy mal años atrás pero ha logrado estabilizarse en esta legislatura hasta el punto de que en 2013 batimos el récord de nuevas instalaciones", incidió la consejera.

La situación dista mucho de la que existía en 2011. Martínez detalló cómo halló "un campo triste, apagado, sin cintura y resignado", sometido a "muchas incertidumbres" que poco a poco se han ido despejando gracias a la "buena negociación de la PAC" y los mecanismos que se han puesto en marcha para intentar mitigar el efecto de la desaparición de las cuotas lácteas "que rubricaron PSOE y PRC".

Todo ello no hubiera sido posible, insistió la consejera, "sin el tesón de nuestros ganaderos ni el esfuerzo de todos los cántabros. Porque el Gobierno, pese a que todos conocen la reducción de ingresos de la Administración, decidió que el vacuno era un sector estratégico, y no sólo ha logrado mantener el nivel de ayudas para provocar la inversión privada, sino que lo ha aumentado". "Ahora, con la recuperación que está en curso, todo será más fácil", abundó.

Los resultados están ahí, dijo. Con respecto a las razas cárnicas, el censo cántabro ha experimentado un crecimiento ligeramente superior al 10 por ciento en lo que va de legislatura, de forma que la comunidad autónoma ha pasado de estabular 30.000 reses en 2011 a las más de 33.250 con que se cerró 2013.

En el caso de la tudanca, en solo dos años, de 2011 a 2013, el censo ha crecido de 12.944 a 13.644 animales; setecientos animales más, casi dos tudancas más al día. En asturiana de montaña, se ha pasado de 1.928 a 2.438 reses, mientras que en asturiana de los valles, la evolución ha sido de 5.925 a 6.767 animales. Finalmente, en parda de montaña, en 2011 había 4.694 y hoy son 5.108 reses, mientras que en pirenaica se ha pasado de 3.275 a 3.950 animales, y en monchina, de 1.243 en 2011 a 1.346 al cerrar 2013.

Entre 2011 y 2013, además, se han concedido además más de seis millones de euros en ayuda directa a los productores de ganado de carne, con una ligera tendencia al alza que va desde los 2.073.593 euros en 2011 a los 2.184.700 con los se ha cerrado 2013. En la legislatura anterior, 1,9 millones en 2009, y menos aún, 1,8 millones, en 2010.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de