Los bosques submarinos de algas, en peligro

C. zosteroides, un alga marrón del orden de las fucales, es una especie que forma densos bosques submarinos que generan hábitat, protección y alimento para los organismos marinos. A pesar de su valor ecológico, todavía no hay mucha bibliografía científica sobre esta especie de alga, que es una de las más sensibles a los impactos medioambientales y antropogénicos en el Mediterráneo.

Tal como explica el investigador Pol Capdevila, primer autor del artículo, "en todo el Mediterráneo ha habido un declive muy drástico de las algas formadoras de hábitat —principalmente, las de los géneros Cystoseira y Sargassum— durante los últimos años". Por ejemplo, "en Francia, C. zosteroides se ha reducido drásticamente en algunas áreas marinas, sobre todo por las actividades de origen antropogénico (construcción de puertos, contaminación, etc.)".

"En las islas Medas —continúa— hay una población de Cystoseira que todavía se está recuperando de los efectos del temporal del 26 de diciembre de 2008, un episodio extremo y excepcional con vientos de fuerza inusual, y olas de hasta catorce metros, que causó la mortalidad de alrededor del 79 % de las comunidades de esta especie".

Sobrevivir en el mar como los árboles en el bosque

Son muchas las incógnitas abiertas sobre la biología y la distribución de esta especie mediterránea. Por ello, de 2008 a 2012 el equipo de la UB y el IRBio ha estudiado las comunidades de C. zosteroides en las islas Columbretes, la costa del Montgrí, las islas Medes y el cabo de Creus. "Todos los estudios científicos sobre algas en el medio marino son difíciles, ya que hay que bucear para llegar a los fondos marinos. El alga Cystoseira zosteroides, además, vive en ambientes muy profundos, y en estas condiciones tenemos poco tiempo de inmersión para estudiar in situ", detalla Capdevila.

Las algas adoptan estrategias de vida muy diferentes en los hábitats marinos, constatan los autores. Algunas se comportan como las plantas herbáceas (viven pocos años y se reproducen mucho), mientras que otras se parecen más a los árboles (viven muchos años, crecen lentamente y se reproducen poco), con una serie de estrategias intermedias.

Supervivencia, reproducción y crecimiento son tres procesos demográficos fundamentales en todos los seres vivos. Como los recursos son limitados, cada especie opta por una estrategia diferente: las hay que invierten más recursos en funciones para incrementar la longevidad de los individuos (supervivencia), mientras que otras se inclinan por aumentar el número de descendientes (reproducción).

La especie C. zosteroides y los árboles de los bosques tienen una estrategia de supervivencia común: crecimiento lento, alta supervivencia y baja tasa de reproducción y de dispersión. Según remarca Capdevila, "los árboles terrestres y C. zosteroides invierten muchos recursos en biomasa estructural (crecimiento del tronco de un árbol, etc.); por ello, tienen una alta tasa de supervivencia y viven muchos años, más de cincuenta en el caso del alga".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de