Aves amenazadas

Este año, el mundo ha conocido a 742 nuevas especies de aves, todas ellas añadidas a la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Por primera vez, el número de aves recogidas en el informe supera las 11.000 especies, alcanzando la cifra de 11.121, gracias al trabajo de revisión taxonómica realizado por BirdLife International –federación conservacionista a la que pertenece SEO/BirdLife, que ha aportado la información relativa a España–, en colaboración con Handbook of the Birds of the World.

Lamentablemente, más del 11% de las nuevas especies incorporadas a la lista han sido incluidas en alguna categoría de amenaza, lo cual las convierte en especies prioritarias para las acciones de conservación. 

La evaluación también revela que algunas de las aves de jaula más codiciadas, fundamentalmente especies de loros o cotorras, podrían dejar de existir en estado salvaje si no se adoptan medidas urgentes. Se trata de especies icónicas, conocidas por todos los aficionados a la ornitología en todo el mundo, que se enfrentan a la extinción debido al aumento de las capturas y a la pérdida de su hábitat. 

La presión es especialmente significativa en Asia. En la actualidad, existen evidencias de niveles insostenibles de capturas de aves silvestres en el continente, especialmente en Java, que deterioran el estado de conservación de múltiples especies, incluyendo a un elevado número de aves en las categorías de amenaza más alta o que han visto cómo su riesgo de extinción subía en la evaluación de 2016. El capuchino arrocero de Java, el lori pechiescarlata y la cacatúa sulfúrea son algunas de las especies que están sufriendo este impacto.

El comercio de especies tiene también efectos devastadores en África, donde el loro gris o yaco ha visto cómo su estado de conservación pasa de la categoría "Vulnerable" a "En peligro" por primera vez. Un estudio liderado por BirdLife International concluye que, en algunas partes del continente, el número de ejemplares de la especie ha descendido en un 99%.

Con todo, hay buenas noticias en la nueva Lista Roja de de Especies Amenazadas. Algunas de las especies más raras y vulnerables del planeta –aquellas que solo habitan pequeñas y aisladas islas–– han mejorado su estado de conservación. Es el caso del camachuelo de las Azores, el chorlitejo de San Helena o el anteojitos de Marianne, propio de las Seychelles. Gracias a los incansables esfuerzos en conservación, sus poblaciones se recuperan después de haberse acercado a la extinción. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de