Realizada: Grup Balfegó

Por Félix Toribio

redaccion@ambientum.com

Unas 300 toneladas del amenazado atún rojo (Thunnus thynnus) podrían seguir retenidas en la Almadraba del Estrecho de Gilbraltar en situación irregular, según la información que obra en manos de la Subdirección General de Conservación de Recursos Litorales y Acuicultura en Andalucía, organismo depediente de la Secretaría General del Mar.


La Subdirección General de Conservación de Recursos Litorales ya ha dado instrucciones a la entidad gestora de la almadraba para que libere a los ejemplares capturados que permanecerían vivos en las redes. Esta organismo ha denegado la ampliación del fondo de maniobra a dicha instalación.

Por su parte, la organización ecologista Oceana ha solicitado públicamente la liberación de los ejemplares atrapados. La Subdirección de Recursos Litorales aún no ha confirmado si los atones rojos han sido puesto en libertad, según señala María Jose Cornax de Oceana, quien añade que "supondría un grave desastre ecológico para la proliferación de la especie" que los animales contuaran retenidos.
Denuncia

Fue la empresa familiar de pescadores Grup Balfegó, que opera en el Estrecho, la que denunció la situación antes las autoridades competentes. Los animales llevarían retenidos desde el 1 de junio, en las instalaciones de la almadraba.
Cupo de pesca
La empresa gestora de la almadraba, tras haber capturado el cupo máximo asignada por el Gobierno, fijado en 1.088 toneladas, obtuvo una ampliación de otras 123 toneladas, que también gastó  Aún así, la empresa ha continuado capturando animales. Aún no se sabe si se retienen vivos entre las redes a miles de atunes rojos, catalogados como especie en peligro crítico (cuando sufre a corto plazo un gran riesgo de extinción en estado silvestre) por la UICN.

Perjuicio ecológico

El Instituto Español de Oceanografía y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas han declarado el "grave perjuicio ecológico" que esta actuación va a suponer para la época reproductiva de la especie. El atún rojo es una especie muy vulnerable, que cuenta en estos momentos un plan de recuperación.

Para el año que viene…

"Mantener a estos grandes ejemplares reproductores unas semanas retenidos les va a impedir llegar a la zona natural de reproducción a su debido tiempo", según señala en una nota de prensa mandada el Grup Balfegó.

Además, la retención afectaría a cientos de pescadores que operan en el Mar Mediterráneo. ,Retener a miles de atunes a la entrada del mar, merma la esperanzas y cupos legales de captura establecidos para los demás faeneros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de