La consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo, defendió ayer la continuidad del proyecto que, con financiación europea, se lleva a cabo en el Espacio Natural de Doñana para la protección de una especie “especialmente” protegida como el lince, aunque destacó que “esto no impide que pueda incorporarse algún proyecto más”.

En rueda de prensa en Huelva, Castillo destacó que el Espacio Natural de Doñana “será clave para mí por ser onubense y por ser andaluza”, algo que situó dentro de su objetivo general de trabajar en la sostenibilidad como eje del desarrollo económico de la comunidad .

Destacó sentirse “tremendamente orgullosa y agradecida” de que el presidente de la Junta haya contado con ella para formar parte de su Gobierno, en una tarea “tan importante como el medio ambiente, una materia en el desarrollo y que es una oportunidad para la economía y el progreso”.

En este sentido, apostó por “hacer del patrimonio natural una fuente de empleo y de riqueza en sectores como el turismo o la agricultura ecológica; por la lucha contra el cambio climático; por la incorporación de las nuevas tecnologías al medio ambiente; y por las energías renovables como fuente de desarrollo y riqueza”.

De la misma forma, resaltó que el aumento de las competencias de la Consejería de Medio Ambiente en materia de agua, en la que ya cuenta con algunas cuencas en exclusiva, al tiempo que “se han incorporado” las competencias en la del Guadalquivir, por lo que propuso un acuerdo con las fuerzas políticas sobre este recurso esencial para trabajar desde el pacto y el diálogo para alcanzar acuerdos .

Por otra parte, Cinta Castillo destacó, de la “amplia gama” de competencias que a Medio Ambiente asigna el nuevo Estatuto de Autonomía de Andalucía, el “derecho de los andaluces de disfrutar de los recursos naturales y el deber de preservarlos, de forma que cada ciudadano debe contribuir para dejar a sus hijos un entorno mejor”, que garantizó con su trabajo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de