Así, la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, tras acometer actuaciones de control del hábitat y llevar a cabo las traslocaciones (movimientos de ejemplares entre tramos de ríos) en los últimos años, ha propiciado con estas iniciativas que actualmente subsistan cerca de un centenar de poblaciones del cangrejo de río autóctono, lo que prácticamente implica haber triplicado el número de poblaciones durante la última década.

Las nuevas poblaciones ocupan tramos fluviales muy exiguos, con baja densidad de ejemplares, fundamentalmente debido sobre todo a que, las traslocaciones se realizaban con un número de ejemplares que raras veces sobrepasaba el centenar. Por esta razón, los esfuerzos que actualmente realiza la Administración andaluza se centran en la conservación ex situ, con el objeto de obtener decenas de miles de ejemplares para su posterior reintroducción en el medio natural.

Actualmente, según la información de la Consejería recogida por Europa Press, existen tres centros de cría y conservación de especies de aguas epicontinentales dependientes de la Administración andaluza, ubicados en La Ermita, en el término municipal de Huétor Santillán (Granada), Los Villares, en Cerro Muriano (Córdoba) y Borosa, en Cazorla (Jaén).

El primero de ellos se encuentra actualmente en fase de pruebas después de que hayan finalizado las obras en sus instalaciones, que prevén una producción estimada de 50.000 truchas y otros tantos cangrejos de río anualmente, cantidades que servirán para recuperar todos los tramos potenciales identificados previamente en el territorio andaluz.

Los distintos centros se coordinan para la cría de especies recogidas en el Plan de Recuperación y Conservación de Peces e Invertebrados de Medios Acuáticos Epicontinentales. En este marco, durante 2011 se desplazaron al centro de cultivo de La Ermita, 28 hembras ovadas procedentes de dos líneas genéticas diferenciadas, fruto de las cuales actualmente se han obtenido cerca de 400 ejemplares juveniles de casi un año de edad, que se suman a los casi 130 ejemplares adultos de nueva incorporación en 2012.

Inicialmente se están ensayando métodos de cultivo intensivo en bateas con pienso suplementado con artemia y cultivos semiextensivos en estanques exteriores naturalizados con suplementos de pienso. El objeto de ambas experiencias es optimizar los procesos para obtener el máximo rendimiento.

Paralelamente el Centro servirá de reservorio de las diferentes líneas genéticas identificadas por el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que detectó haplotipos singulares en Andalucía no presentes en el resto de poblaciones ibéricas y europeas analizadas.

El objetivo último de estas actuaciones persigue obtener una producción suficiente de varias decenas de miles de juveniles al año, para reintroducir la especie en más de un centenar de tramos potenciales identificados gracias a las actuaciones realizadas desde el Programa de actuaciones para la recuperación del cangrejo de río en Andalucía.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de