Un pretexto diminuto para un ambicioso proyecto de conservación

Se llama "carricerín cejudo" y es una pequeña y esquiva ave, pero se ha convertido en el pretexto idóneo para poner en marcha un ambicioso proyecto de conservación y desarrollo que ha implicado a administraciones, empresas públicas y privadas y organizaciones conservacionistas.

Y es que este pequeño pájaro ha regresado a un rincón de la Albufera de Valencia, el Tancat de Mília, uno de los escasos lugares de España donde descansa durante su espectacular migración entre África y el centro de Europa; espectacular por tratarse de un ave de apenas diez gramos de peso que es capaz de cubrir una distancia de miles de kilómetros.

Para conocer su estrategia migratoria, pero sobre todo para propiciar la conservación de los hábitats y situar esos ecosistemas en un foco de interés y en un pilar del desarrollo socio-económico de la zona, la Fundación Global Nature ha puesto en marcha una campaña de “anillamiento científico” coincidiendo con su “escala” en España.

Los vecinos, corresponsables de la presencia de esta rareza

Antonio Guillem, responsable de la Fundación Global Nature en Valencia, ha subrayado que se trata de dar a conocer este espacio natural y los beneficios medioambientales y socio-económicos que pueden tener todas las poblaciones cercanas a esa lugar, y ha observado que este Tancat “está ya dinamizando mucha economía en el entorno del Parque Natural de La Albufera”.

Para el alcalde de Sollana, Joan Roda, es un privilegio contar en el término municipal con un espacio natural de estas características y de que forme parte, como Zona de Especial Protección Para las Aves y como Lugar de Importancia Comunitaria, de la red europea Natura 2000.

Hoteles que “enriquecen” la estancia de sus clientes con experiencias en la naturaleza

Así, el “carricerín cejudo”, una de las aves más pequeñas y amenazadas de Europa, ha logrado que su vulnerabilidad sea el argumento que fusione los intereses de las administraciones públicas, empresas y organizaciones conservacionistas; es también uno de los culpables de que todas estén empeñadas en que La Albufera vuelva a ser un verdadero refugio de biodiversidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de