Con miras a tocar temáticas relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de la Agenda de Desarrollo post 2015,  se inició en Lima el 4° Congreso Mundial de Reservas de Biosfera y se prolongará hasta el 17 de marzo, con la presencia de 1.500 expertos de la UNESCO y del mundo implicados en la aplicación práctica de las reservas de biosfera.

Por su transcendencia internacional, este evento fue declarado de interés nacional por el Gobierno Peruano (Resolución Suprema N° 005-2015-MINAM). 

Los participantes provienen de 120 países, de las 621 Reservas de Biosfera reconocidas actualmente en el mundo, y de los cuales el Perú tiene cuatro (Manu, Huascarán, Noroeste, Oxapampa-Ashaninka y Yanesha).

El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, estuvo presente en la inauguración y destacó cómo esta cita es la oportunidad perfecta para potenciar acuerdos internacionales a los se llegó como parte de la COP20 de Lima. “Cuando hablamos de reservas de biósfera hablamos de vida y no hay momento más adecuado para que se realice este congreso que el actual. En el 2015, el mundo tomó decisiones muy trascendentes y este año tenemos que empezar a implementarlas, como el Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Plan de Acción de Lima”, agregó.

De hecho, las poblaciones de reservas de biósfera requieren luchar contra las amenazas que las acechan, como aquellas prácticas de consumo y comportamiento inadecuadas con el entorno, como la tala y la minería ilegal. “La investigación es un factor que nunca debe dejarse de lado, pues las posibilidades de uso de los recursos naturales para el desarrollo sostenible deben basarse en ella. Uno de sus mayores retos será enfrentar las consecuencias del cambio climático, fruto de la desconsideración del ser humano sobre la tierra. Y la adaptación es el elemento clave para los países en vías de desarrollo”, comentó Pulgar-Vidal.

En ese sentido, resulta vital que este Congreso, en torno a líderes de gobiernos nacionales, sector público, ONG, empresas, agencias de las Naciones Unidas, organizaciones indígenas y de base comunitaria, discuta y tome decisiones sobre los retos de las Reservas de Biosfera, a fin de conseguir el Plan de acción de Lima, que regirá para los próximos 10 años.

“Agradezco a la UNESCO y al SERNANP por organizar, por primera vez en Latinoamérica, este evento y haber escogido Lima como su sede. De hecho, las reservas de biósfera están a su cargo, ya que son un centro de educación y de ciencia fundamental, pero también de cultura. Logremos que el Plan de Acción de Lima sea un mecanismo real y fuerte”, finalizó el titular de la cartera ambiental.

En esta cita se prevé discutir la candidatura de la Reserva de Biosfera Gran Pajatén (La Libertad) que tiene como núcleo al Parque Nacional del Río Abiseo, y cuya experiencia de haber logrado el cambio de la producción de coca por la del cacao por parte de la población se ha convertido en una iniciativa de éxito a nivel mundial.