Se trata de una infraestructura hidráulica estratégica para la provincia de Huelva que garantizará el suministro urbano, industrial agrícola y turístico.  

WWF recuerda que la concentración de metales pesados en el agua y su mala calidad, junto con las irregularidades producidas en su tramitación, hacen inútil e inviable el proyecto de la presa en Huelva de Alcolea -destinada al regadío-, que supondrá un gran riesgo de contaminación para los cultivos, acuíferos y suelos. Además, implicará un coste desorbitado para los agricultores ante los que hoy la Ministra de Medio Ambiente presenta el proyecto.
 
La presa de Alcolea, cuyo principal objetivo sería el regadío de la parte oriental de Huelva y de determinadas zonas en Doñana, es un proyecto irregular, inútil y muy costoso. Por eso, WWF considera incomprensible la participación de la propia Ministra de Medio Ambiente en la presentación pública del proyecto.
 
Su tramitación comenzó en 1995, y en 2000, hace más de una década, se emitió una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva. Tanto el Estudio de Impacto Ambiental como la Declaración están jalonados de indefiniciones y basan la viabilidad del proyecto en la hipótesis de que la situación mejoraría en el futuro con la reducción de la actividad minera y el efecto de dilución de las lluvias y riadas, algo que no ha ocurrido. 
 
Además, según la última modificación de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de 2010, para que la DIA no caduque y el proyecto pueda iniciarse, el Ministerio que dirige Rosa Aguilar debería emitir un nuevo informe favorable que certifique que las condiciones no han cambiado y la DIA sigue estando vigente. Este informe no se ha realizado hasta la fecha. Sin embargo, la administración responsable ha comenzado a tramitar las expropiaciones para la obra, por lo que WWF iniciará acciones legales contra los responsables en los próximos días.
 
Las irregularidades en todo el procedimiento se suman al principal problema de la presa de Alcolea: su inviabilidad. Hace menos de un año que WWF hizo público su informe sobre el estado de las aguas del río Odiel (Huelva), en la zona donde está prevista la construcción de la presa de Alcolea, que demuestra que la calidad del agua en la cuenca no ha mejorado. En consecuencia, no es viable para su uso en regadíos, y mucho menos para consumo humano, de forma que queda invalidada la hipótesis en la que se apoyaba la aprobación del proyecto.
 
Tras un periodo de intensas lluvias, WWF tomó muestras y mandó analizar las aguas del río Odiel. Los resultados mostraron un pH muy bajo, con una acidez similar a la del vinagre, además de elevadas cargas de  pesados, como cadmio, cinc, cobre, cromo, mercurio, níquel y plomo, y una gran salinidad. Estos datos podrían contrastarse con los de las estaciones de control que tiene la Agencia Andaluza del Agua. 
 
Por tanto, de realizarse el embalse de Alcolea, su agua sería inviable para riego, a no ser que se le diera un costoso tratamiento previo, que no está exento de problemas. Entre ellos, la generación de residuos contaminantes en las balsas donde se realice el tratamiento o la mala calidad del agua resultante, no apta para riego por goteo, y mucho menos para cultivos tan sensibles como la fresa.
 
En cualquier caso, tratada o no, la utilización de las aguas de Alcolea para el regadío hipotecará la calidad del suelo y el agua de los acuíferos, ya sea por la contaminación con metales pesados, por la pérdida de estructura del suelo o por su salinización, algo que acabarán pagando tanto el medio natural como los agricultores. Estos efectos son especialmente preocupantes en una zona tan sensible y valiosa como Doñana donde está previsto el uso de esta agua.
 
WWF vuelve a exigir a la Ministra de Medio Ambiente la retirada del proyecto de la presa de Alcolea, demostrada la mala calidad del agua del río Odiel, los problemas de contaminación y riesgos para los acuíferos y los suelos, así como los enormes costes económicos de la infraestructura.

?Desde WWF nos parece inaceptable que la Ministra de Medio Ambiente no se oponga claramente a este despropósito, apoye una política de agua trasnochada y obsoleta y participe en la presentación de una presa que no cumple con la ley de impacto ambiental, que causará un enorme daño y que supondrá un auténtico despilfarro económico en plena crisis?, explica Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de