Una investigación financiada por la Obra Social de La Caixa ha permitido determinar el primer mapa acústico submarino del litoral del Golfo de Cádiz y del Estrecho de Gibraltar. Los resultados y las prestaciones de esta nueva herramienta científico-educativa están alojados en la dirección web http://multimedia.sicalipsis.com/UPC-LAB/Fase3. El mapa en cuestión ha sido presentado hoy en Diputación en el curso de un acto presidido por el titular de la Corporación Provincial, Francisco González Cabaña, quien ha estado acompañado por los vicepresidentes, Antonio Roldán y Francisco Menacho, por el delegado territorial de La Caixa en Andalucía, Juan Reguera, por el responsable de Medio Ambiente de la Obra Social de La Caixa, Miguel Vilagut y por el coordinador de la campaña científica, José Alonso.

Dos meses de trabajo, 560 millas náuticas, 65 estaciones acústicas, 403 horas de grabación… son algunas de las referencias de la investigación afrontada a bordo del velero Íbero. Las estaciones fijas –completadas también con registros captados por hidrófonos de arrastre- se localizaron entre Isla Cristina y Tarifa, si bien la campaña incluyó cinco jornadas intensivas en el Estrecho de Gibraltar. Pese a que el escenario objeto del muestreo confirma la coexistencia de un intenso tráfico marítimo junto a una rica biodiversidad, también se reconoce la contaminación acústica como una amenaza para el equilibrio de los ecosistemas marinos.

El coordinador de la campaña, José Alonso, ha indicado en cualquier caso que “sería un error regular el movimiento de buques a tenor de la actividad económica que generan estos tráficos”, si bien “deberíamos emplear nuevos esfuerzos tecnológicos dedicados a insonorizar los buques. Ya se ha logrado insonorizar las estancias para el pasaje y se deberían reducir las fuentes sonoras emitidas desde el buque hacia el exterior”.

Repercusiones en la fauna marina

Frente a otro tipo de factores contaminantes –como la de origen químico- la contaminación acústica depara impactos poco conocidos. Sin embargo para la comunidad científica las afecciones al medio submarino son evidentes. En la iniciativa de La Caixa se han estudiado las repercusiones sobre los cetáceos: es decir, cómo los sonidos artificiales perjudican al sistema sónar de vital importancia para las actividades diarias de orcas, rorcuales, delfines o cachalotes. Las grabaciones revelan que “los puertos de Huelva, la Bahía de Algeciras y el Estrecho de Gibraltar han resultado ser las zonas con unos niveles de ruido submarino más elevados”.

El mapa acústico comprende diversas aplicaciones: las interacciones que se producen entre las diferentes especies de cetáceos y el tipo de embarcación registrada (a través de dos gráficas se precisa o bien la convivencia entre ambas fuentes sonoras, o por el contrario cómo el ruido artificial puede solapar el sónar animal y producir desorientación en las especies marinas); simulaciones; así como un archivo de las muestras por fechas y horarios.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de