La delegación técnica del delta del Ebro (Tarragona), integrada por representantes de la Generalitat y del Ministerio de Medio Ambiente, visitó durante dos días el delta del Po, en Italia, para analizar su modelo de gestión de las bahías y ver si es aplicable al delta tarraconense.

En declaraciones a Europa Press, el director de los servicios territoriales de la Conselleria de Agricultura, Alimentación y Acción Rural en las Terres de l Ebre, Antoni Espanya, explicó que la explotación de las almejas "podría ser un buen complemento" a las ostras y mejillones, que se crían en las bahías de los Alfacs y del Fangar.

En el delta del Po, donde más de 2.000 pescadores viven de la acuicultura, hay un problema de regresión costera. "Poner unos diques de contención, a unos 500 o mil metros de la costa, como se ha hecho en Italia, podría adaptarse al delta del Ebro", según destacó.

La función de estos diques sería, según señaló, proteger la entrada de agua del mar del oleaje, si bien sostuvo que en el Ebro se podrían instalar "e dimensiones más pequeñas", ya que los del Po son de tamaño considerable porque allí la fuerza del mar es mayor.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de