La Santa Sede pidió hoy que se proteja el agua mediante "claras políticas nacionales e internacionales" que permitan asegurar el derecho a su acceso para todos los ciudadanos del mundo. Además, instó a "examinar atentamente" las posturas de aquellos que consideran este recurso "únicamente como un bien económico" y recordó que "su uso debe ser racional y solidario, fruto de una equilibrada sinergia entre el sector público y privado".

Así lo expresó el cardenal presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, Renato Raffaele Martino, quien dio lectura a una misiva del Papa Benedicto XVI durante el acto institucional del Día Nacional de la Santa Sede en la Exposición Internacional de Zaragoza, que se desarrolla bajo el lema Agua y desarrollo sostenible.

En su mensaje, el Papa Benedicto XVI recordó que, aunque "hoy en día se considere el agua un bien predominantemente material", es también, especialmente para todo el cristianismo, un precioso bien inmaterial que enriquece siempre la vida del hombre en esta tierra". El líquido elemento, asimismo, es para la religión "símbolo de purificación y de vida".

"La plena recuperación de esta dimensión espiritual" sobre el agua "es garantía de un adecuado planteamiento de los problemas éticos, políticos y económicos que afectan a la compleja gestión del agua por parte de tantos sujetos interesados".

Por eso, a través de su carta, Benedicto XVI deseó que la Expo de Zaragoza "suscite, en todos los que la visiten, apropiadas reflexiones y favorezca en las autoridades competentes las decisiones oportunas a favor de un bien tan especial para la vida del ser humano sobre la tierra".

El cardenal Renato Raffaele Martino dio lectura a la misiva de Benedicto XVI en el auditorio del Palacio de Congresos de Expo, donde se celebró el acto institucional del Día Nacional de la Santa Sede.

En los actos, participaron también el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo; el comisario de Expo, Emilio Fernández Castaño; el consejero de Política Territorial, Justicia e Interior del Gobierno de Aragón, Rogelio Silva; el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, y el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch.

Además, asistieron a los actos de celebración del Día de la Santa Sede el cardenal Carlos Amigo Vallejo; el nuncio apostólico en España, Manuel Monteiro de Castro; el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, y el arzobispo emérito Elías Yanes, entre otros responsables eclesiásticos. También participaron responsables de CajaSur, Grupo Santander, Telefónica y Universidad Católica San Antonio.

A su llegada al Palacio de Congresos de Expo, la comitiva presenció el izado de bandera del Estado del Vaticano y escuchó los himnos de la Santa Sede y de España. A continuación pasaron a firmar en el Libro de Honor del pabellón y se entregaron regalos.

La Santa Sede regaló al comisario de la Muestra y al ministro de Justicia el catálogo de las obras de arte que se exponen en su pabellón y un cuadro con una Virgen del Pilar en plata, mientras que Expo regaló al cardenal Martino una colección de láminas con imágenes del Canal de Aragón y la pluma Expo con la que firmó en el Libro de Honor.

Excelentes relaciones

El comisario de Expo, Emilio Fernández Castaño, inició el turno de intervenciones en el auditorio del Palacio de Congresos. En su discurso recordó que el pabellón de la Santa Sede "está siendo uno de los favoritos" de los visitantes de la Muestra "por su extraordinaria calidad" y por la belleza de las obras de arte que expone.

Por su parte, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, destacó que la presencia de la Santa Sede en la Expo y del cardenal Martino hoy en la Muestra "pone de relieve las excelentes relaciones entre España y la Santa Sede".

Bermejo subrayó como las Exposiciones, tras dos siglos, "siguen siendo acontecimientos pacíficos capaces de movilizar a un número creciente de ciudadanos", de forma que "son focos de universalidad". En concreto, en la Muestra de Zaragoza participan más de cien países, algo que "propiciará las reflexiones" sobre los problemas de agua en el mundo y ayudará a "sensibilizar" a los responsables y ciudadanos sobre el cambio climático.

El titular de Justicia consideró, asimismo, que la "cooperación internacional es esencial" para que el agua deje de ser un problema, porque "su escasez y la baja calidad del agua disponible es foco de conflictos" que podrían solucionarse "con una adecuada política de cooperación", que "disminuiría los riesgos y aumentaría las oportunidades de acceso al agua".

Así, el acceso al agua potable es ahora "un desafío global al que todos tenemos que contribuir" y para el que ya "contamos con los sistemas y con la voluntad decidida de conseguirlo". Por ello, con la Muestra, "tenemos un momento excelente para profundizar en las relaciones" entre países y para "enviar un mensaje de esperanza al mundo".

Agua, elemento indispensable

El cardenal Renato Raffaele Martino aseguró en su discurso que en la Santa Sede "aceptamos con mucho gusto" participar en la Exposición Internacional de Zaragoza dedicada al agua porque "sabemos que este es un elemento indispensable para nuestras vidas".

Esta misma idea trasladó a los medios de comunicación tras su visita al Pabellón de la Santa Sede. El cardenal Martino dijo estar "muy satisfecho" por haber sido elegido por Benedicto XVI para representar al Vaticano en este Día en la Expo y explicó que el pabellón de la Santa Sede "es una lección de cómo desde siempre la Iglesia" ha considerado el agua "desde el punto de vista espiritual" pero también como factor de desarrollo y foco de las necesidades del mundo.

Así, "aquí en Zaragoza hay una riqueza de agua que no todos los países tienen". En este sentido, el cardenal Martino valoró que "nosotros consumimos mucha cantidad de agua" dado que "los europeos consumimos unos 500 litros de agua al día y los americanos unos 1.200 litros de agua al día".

Sin embargo, en países de África subsahariana, por ejemplo, "no llegan a 25 litros", un reparto nada justo si se tiene en cuenta que el acceso al agua es "un derecho fundamental" dado que sin este recurso "no se pude vivir".

Ante esta problemática, "la Santa Sede siempre defiende este derecho al agua" y, por ello, "desde Zaragoza con esta Expo se puede lanzar un mensaje a todo el mundo", que "todos los pueblos pueden tener y disfrutar de este derecho al agua".

Antes de realizar estas declaraciones, el cardenal Martino y el resto de autoridades pudieron disfrutar en el Palacio de Congresos de la actuación del grupo aragonés Los Músicos de Su Alteza, quienes interpretaron un concierto titulado "Tengo Sed. Las siete palabras de Cristo en la Cruz ".

Tras la visita al pabellón de la Santa Sede y la firma de las autoridades en el Libro de Honor, la comitiva se dirigió al Pabellón de España en la Exposición Internacional, espacio que también visitaron.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de