Las ONGs consideran que se trata de un "paso positivo" hacia la gestión sostenible de los recursos y, aunque con excepciones, pone fin a la práctica de arrojar al mar la pesca que no interesa a la flota, conocida como descartes.

"El acuerdo que surge hoy es una buena noticia, incluso aunque estemos decepcionados porque los ministros hayan impedido un plazo concreto para la recuperación de los stocks pesqueros", ha declarado la directora en Greenpeace de política pesquera europea, Saskia Richartz.

Los 27, la Eurocámara y la Comisión han consensuado una reforma, pendiente aún de cerrar algunos flecos técnicos y de su ratificación formal, que contempla un porcentaje mínimo de descartes (que se reducirá progresivamente del 7 al 5 %) en aquellos casos más complicados para la flota.

También fija el objetivo de un Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) en 2015, cuando sea posible, y a más tardar en 2020, lo que contempla la flexibilidad que reclamaban países como España y Francia.

Greenpeace explica que el margen hasta 2020 será para casos excepcionales en los que la viabilidad económica y social de la flota afectada se vea comprometida gravemente, además celebra que el acuerdo incluye medidas de control más exigentes y transparentes para vigilar el cumplimiento de las normas europeas.

"Durante décadas, la pesca en Europa ha sido una historia de declive, con grave sobrepesca de los recursos y con la exclusión de los pescadores de pequeña escala por una minoría de barones especuladores", ha advertido Richartz.

Por primera vez, añade la portavoz de Geenpeace, la Unión Europea reconoce el "valor" de la pesca de bajo impacto al subrayar "la necesidad de aplicar criterios sociales y medioambientales en la concesión de cuotas de pesca".

También la organización OCEANA ha reaccionado con optimismo al acuerdo entre las instituciones europeas, al destacar los grandes esfuerzos del Parlamento Europeo y de la presidencia irlandesa para "asegurar que la futura política común de pesca recuperará la salud de nuestros océanos".

"El resultado de hoy demuestra que podemos confiar en que las pesquerías están en buenas manos, con la Eurocámara implicada en el diseño y aplicación de las normas", ha dicho el director ejecutivo de Oceana, Xavier Pastor, quién ha subrayado que tan importante es el acuerdo como asegurar su plena aplicación.

Por su parte, SEO/BirdLife ha celebrado que el acuerdo alcanzado "mantenga la esencia de un modelo que apuesta por la sostenibilidad ambiental y socioeconómica". De esta forma, ha subrayado algunos de los logros que incluye tales como el reparto de las oportunidades de pesca de forma transparente y atendiendi a criterios ambientales, sociales y económicos; un mayor control sobre la flota de la Unión Europea que opera en aguas exteriores; la apuesta por la recuperación de las poblaciones de peces; y la reducción de los descartes pesqueros.

Sin embargo, ha reconocido que es necesario limar detalles técnicos, pues considera que algunas de las medidas "podrían acarrear impactos negativos sobre el medio ambiente si no se aplican adecuadamente".

Para WWF ha sido un acuerdo pobre y decepcionante

Por otro lado, WWF ha calificado este acuerdo de "pobre y decepcionante" y ha asegurado que, a pesar de que incluye "algunos elementos positivos", no conseguirá detener la sobrepesca durante las próximas décadas "si no se establecen medidas y herramientas adicionales a la hora de poner en marcha la nueva política". 

Además, ha lamentado que se hayan ignorado elementos clave, como el desarrollo de "una acción urgente y decisiva para la necesaria recuperación de las pesquerías europeas y de los caladeros gravemente sobreexplotados".

La organización ha planteado también que el acuerdo debe convertirse "en un marco legar que ayude a invertir la actual explotación descontrolada de especies amenazadas, la sobrecapacidad de las flotas pesqueras y que proporcione un marco de control y seguimiento que asegure el cumplimiento de las normas".

No obstante, la entidad ha reconocido que la UE "abre una nueva era con su Dimensión Externa, que supone un importante avance a la hora de reforzar la gobernanza de las pesquerías en aguas lejanas". En este sentido, ha indicado que este es un tema "especialmente importante" para España que cuenta con cerca del 60% de la flota europea en el exterior.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de