Para Barreda, se trata de recuperar para Castilla-La Mancha lo que el Estatuto preveía para esta Región en materia de participación en órganos de gobierno, en planificación hidrológica, en materia de inversiones y en la gestión de los recursos que afectan a nuestra Comunidad Autónoma. El Presidente señaló que esta propuesta contemplará todas y cada una de las nuevas competencias que nos otorgaba el Estatuto de Autonomía y que, según dijo, los componentes del Grupo Parlamentario Popular negaron con su voto en contra.

“La sociedad de Castilla-La Mancha, representada por la Mesa del Agua, nos ha pedido que ni cedamos ni nos resignemos, y yo ni cedo ni me resigno”, aseguró el Presidente, que aprovechó para anunciar además otras medidas en este ámbito como la constitución, en las próximas semanas, de un nuevo Consejo Regional del Agua del que van a formar parte representantes de la Administración regional y local, usuarios, así como organizaciones empresariales, sociales, medioambientales, universidades y expertos de reconocido prestigio.

No cesarán en sus exigencias

Barreda advirtió que al igual que se puso en marcha la Agencia del Agua que figuraba en la reforma del Estatuto de Autonomía, no cesará en la exigencia del máximo nivel de competencias para la defensa de los intereses de Castilla-La Mancha.

En este punto, el jefe del Ejecutivo regional insistió en la importancia estratégica que el agua tiene para Castilla-La Mancha y resaltó el esfuerzo que el Gobierno regional está haciendo participando en el proceso de revisión de los planes hidrológicos de cada una de las demarcaciones, y defendiendo de esta forma los intereses de Castilla-La Mancha en cada tramo de cada una de las 7 cuencas hidrográficas que nos afectan.

En este marco, explicó, se están logrando avances importantes como la garantía de caudales ecológicos en el Tajo a su paso por Aranjuez, Toledo y Talavera, o más recientemente, la revisión de las normas de explotación del Acueducto Tajo-Segura.

A partir de ahora, tal y como señaló Barreda, los recursos del Tajo se mantendrán en los pantanos del Tajo y únicamente se transferirá el agua cuya necesidad se justifique y posteriormente se comprobará el uso que se le ha dado. En este sentido, aseguró que el nombramiento de la nueva presidenta de la Confederación Hidrográfica del Tajo, Mercedes Gómez, “representa para nosotros una buena noticia”.

 1.450 millones de euros en inversiones

El Presidente advirtió además que el Gobierno regional está trabajando con la misma intensidad en los planes del Guadiana, del Júcar o del Segura, así como del Guadalquivir, el Ebro y el Duero a los que, dijo, se han presentado alegaciones en estrecha colaboración con usuarios y regantes.

Por otra parte, no quiso olvidar Barreda la gran repercusión económica, social y ambiental que el regadío tiene en Castilla-La Mancha. Por ello, aseguró que el Gobierno regional trabaja duro para mantener el peso de la agricultura de regadío mejorando las producciones, y, además, para reducir el consumo del regadío en el cómputo total de usos del agua, pasando del 85 por ciento actual, al 70 por ciento en el año 2015.

“Para conseguirlo debemos incrementar la eficiencia de nuestros sistemas de riego; y fomentar el uso colectivo de las infraestructuras mediante el desarrollo de zonas regables públicas de sustitución de bombeos, con aprovechamientos de aguas reutilizadas y pozos comunitarios, especialmente en la zona del Alto Guadiana”, aseveró.

Mientras tanto, el presidente afirmó que el Gobierno regional seguirá invirtiendo mucho en obra hidráulica. Tal y como señaló, en estos momentos en Castilla-La Mancha se están ejecutando obras para garantizar el abastecimiento con una inversión superior a los 1.450 millones de euros entre el Ministerio de Medio Ambiente, la Consejería de Ordenación del Territorio y 50 millones de euros y los convenios con las diputaciones.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de