Hace unos días nos contaron que México es adicto a las botellas de agua. Por alguna razón, en lugar de comprar agua en garrafones, prefieren hacerse con botellas de varias presentaciones, tamaños y colores. Será por ser prácticas, por la idea de medir el consumo de agua, simple falta de conciencia… no lo sé. Lo cierto es que esta práctica, además de generar toneladas de desechos, pone en alto riesgo nuestra salud.

Sabemos que las botellas de plástico, algunos termos y refractarios contienen Bisfenol A, el famoso BPA. Este compuesto plástico que se encuentra en envoltorios, cajas y hasta resinas dentales, se absorbe fácilmente en el día a día, al consumir alimentos que vienen envueltos en el material y, claro, contemos los refrescos y aguas embotelladas.

Recordemos el estudio realizado por el toxicólogo Justin Teeguarden, del Pacific Northwest National Laboratory en Richland, quien asegura que las personas expuestas al BPA pueden desarrollar cambios cardiovasculares, alteraciones en el comportamiento de los niños, síntomas prediabéticos, deficiencias reproductivas… hasta problemas cognitivos.

Afortunadamente tenemos distintas opciones para evitar el consumo de agua embotellada. En un principio pueden sonar costosas, sin embargo, a la larga representará un ahorro directo e indirecto — claro, estamos invirtiendo en nuestra salud.

Compra un mineralizador y purificador de agua. Estos sistemas asemejan a un garrafón, sólo que está dividido en dos partes; arriba, donde se vierte el agua de la llave (así, tal cual viene de la llave); pasa por un filtro y, en la parte de abajo, se recolecta el agua lista para tomar. Estos sistemas son algo costosos — he visto desde MXN 8 mil pesos —, así que antes de dar el salto, igual estaría bien comprar agua en garrafón.

Hace unos años comenzó el boom de los termos y botellas libres de BPA. Les tengo malas noticias, estos plásticos también liberan tóxicos dañinos para nuestra salud — y, según estudios, sus efectos pueden ser hasta peores, con los mismos cuadros de afectación.

La mejor opción son las botellas de vidrio. Hay unas que vienen con filtro para el agua, otras son más rústicas o más deportivas —muy parecidas a un termo de plástico, sólo por el colorido y las aplicaciones—. En sí, en prácticas como el ayurveda, recomienda tener el agua natural en jarras de vidrio para alcanzar la temperatura ambiente. Igual al tomar el agua, siempre elige vasos de vidrio.

En caso de que no encuentres vidrio, la siguiente opción son termos y botellas de acero inoxidable. Estos son más accesibles; en caso de que no encuentres termos de vidrio, esta opción podría ayudar mientras encuentras el envase ideal — en lo personal, me ha costado un poco de trabajo encontrar vidrio… estoy en búsqueda.

Si tienes botellas libres de BPA, es momento de decidir en qué podemos reutilizar todos estos termos para agua, jugos y smoothies. Hay distintas opciones para cuidar al ambiente, reducir nuestros desperdicios y prevenir enfermedades. Invirtamos en nuestra salud y en cuidar el planeta.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de