El documento dado a conocer durante el Foro Mundial del Agua en Marsella, Francia, indica que la creciente demanda de alimentos, la rápida urbanización y el cambio climático imponen una fuerte presión sobre los suministros de agua en el mundo.

Estima que se necesitarán 70% más de alimentos para el año 2050, especialmente los provenientes del ganado.

El incremento en la producción de alimentos provocará un aumento de al menos el 19% sobre el agua requerida para la agricultura, la cual ya consume el 70% del agua fresca disponible.

Los autores advierten que esas cifras podrían seguir elevándose si la eficiencia agrícola no mejora significativamente.

Por otra parte, indica que todavía existen cerca de 1.000 millones de personas sin acceso a agua potable, especialmente en los países en desarrollo.

La situación exige un replanteamiento radical de la forma en que se gestionan esos recursos, concluye el informe elaborado por la agencia ONU-Agua y otros organismos asociados.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de