El Consejo del Agua de la Demarcación Hidrográfica del Guadiana ha informado favorablemente del Plan Hidrológico de cuenca en la parte española de esta demarcación, y ha acordado remitirlo al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para su aprobación.

En este Consejo del Agua, que ha aprobado el Plan por amplia mayoría, está representada la Administración General del Estado, Comunidades Autónomas y entidades locales con competencias en el ámbito de la cuenca, así como usuarios, asociaciones y organizaciones de defensa de intereses ambientales, económicos y sociales relacionados con el agua.

El Ministerio, tras recibirlo, lo someterá a la consideración del Consejo Nacional del Agua, órgano asesor del Gobierno en esta materia en el que están representados la Administración General del Estado, Comunidades Autónomas, entes locales, organismos de cuenca, organizaciones profesionales y económicas relacionadas con los distintos usos del agua, organizaciones sindicales y empresariales y las entidades sin ánimo de lucro estatales. Tras su informe preceptivo, será aprobado por el Gobierno, si procede, mediante Real Decreto.

Planificación hidrológica

El Secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha destacado que “el Gobierno trabaja en la finalización del proceso de aprobación de los planes hidrológicos de todas las demarcaciones de España, cumpliendo así con el compromiso adquirido con la ciudadanía y con la Unión Europea de cumplimiento de la Directiva Marco del Agua”.

Una vez concluyan todos los procesos y se conozcan la realidad y necesidades de todas las demarcaciones, el Gobierno confía en abordar un gran Pacto Nacional del Agua que se fundamente sobre una base científica.

Antes del informe favorable del Consejo del Agua de la Demarcación del Guadiana, el Plan había sido sometido a un intenso proceso de participación pública, una consulta oficial de seis meses, y había recibido la conformidad del Comité de Autoridades Competentes de la Demarcación (órgano colegiado cuya función es favorecer la cooperación en materia de aguas en el seno de la respectiva demarcación hidrográfica, entre las distintas Administraciones Públicas).

Elemento básico de gestión de la demarcación

El Plan Hidrológico de cuenca constituye el elemento básico de gestión de una Demarcación Hidrográfica, y es obligado por la Directiva Marco de Agua y la legislación española.

Entre sus objetivos se encuentra el de conseguir el buen estado y la adecuada protección del dominio público hidráulico y de las aguas, compatibilizándolos con los objetivos de atención de las demandas de agua, el equilibrio y armonización del desarrollo regional y sectorial.

Para su consecución, el Proyecto de Plan, que dispone de una normativa que regirá la gestión del agua en la cuenca, caracteriza las masas de agua, determina las demandas de recursos, define unos caudales ambientales, inventaría las zonas protegidas, define un programa de medidas amplio para la consecución de los objetivos ambientales de buen estado de las masas de agua y de atención a las demandas. El Plan ha sido sometido igualmente al proceso de evaluación ambiental estratégica que ha culminado con el dictamen ambiental en el documento de “Memoria Ambiental”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de