Con motivo de su participación en la segunda jornada de Cantabria Campus Internacional, dedicada al agua, energía y medio ambiente, Rodríguez Iturbe y Lenton han avisado en una rueda de prensa de que estas alertas ya se están dejando notar en la vegetación.

De hecho, Lenton ha insistido en que hay que "tener en cuenta" estas alertas porque provocan "transformaciones muy profundas".

Según ha explicado, si estas señales -algunas "muy peligrosas"- se logran interpretar pueden ayudar a "atajar" el cambio climático, un problema en el que, a su juicio, Europa está dando "pasos buenos y firmes" para atajarlos, sobre todo en la reducción al dióxido de carbono y gases de efecto invernadero.

Sin embargo, ha señalado que, a pesar de ser "firmes" son "muy poquitos" y ha abogado por la creación de programas internacionales y a nivel europeos para trabajar en este ámbito.

Aunque ha reconocido que el ser humano se está "autorregulando", Lenton ha señalado que saber si van a tener resultado es una "pregunta muy difícil" de responder.

Por su parte, y tras impartir la conferencia inaugural de la jornada, titulada “Hidrología y Biodiversidad: eslabón crucial para un futuro sostenible para afrontar el cambio climático” y participar en una mesa redonda sobre las claves de la sostenibilidad, Rodríguez Iturbe ha explicado que algunas de estas alertas son "relativamente fáciles" de detectar e indican la cercanía de un "punto límite" que marca un "cambio de fase", donde el problema puede ser "irreversible".

Agua virtual

En su participación en “Cantabria Campus Nobel”, el galardonado con el Premio Estocolmo de Agua en 2002 también se ha referido al concepto de agua virtual -la que se gasta para producir bienes de consumo- y ha opinado que, en aquellas regiones que escasea el agua, resulta "mucho más económica" la importación de estos bienes, entre ellos los alimentos, que el "procurar por todos los medios" el "sacarla de donde no hay".

En este sentido, ha señalado que "lo lógico" en esos casos es "simplemente importar" esos productos y aprovechar la "ventaja competitiva" que ese país pueda tener en otros ámbitos, que no sean el del agua.

Rodríguez Iturbe ha señalado que "se tiene que llegar a un equilibrio en este aspecto" pues, a su juicio, ese comercio mundial del agua, incorporada en todos los productos, es algo "absolutamente fundamental en el día de hoy" y trae consigo un "componente" de políticas internas dentro del propio país y también externas entre estados.

"Se trata de llegar a acuerdos en los que todo el mundo gana", ha explicado este científico, quien ha abogado porque no se puede pretender ser autosuficiente en todo porque "no se va a lograr y los costos son prohibitivos".

Poniendo como ejemplo España, Rodríguez Iturbe ha señalado que, en cuanto a la tenencia de agua, "hay regiones y regiones".

Sin embargo, ha señalado que cada una de ellas debe aprovechar sus "ventajas competitivas" para llegar "a acuerdos que permitan el desarrollo sustentable de una forma armónica" en vez de entablar una discusión que, según ha dicho, "muchas veces no llega a nada".

En la rueda de prensa también han participado los coordinadores de las dos mesas redondas que incluye la jornada, el catedrático de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Cantabria y director de Investigación del Instituto de Hidráulica Ambiental, Íñigo Losada, y el profesor de investigación del Departamento de Oceanografía Física del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, José Luis Pelegrí.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de