Ante el hundimiento del buque pesquero ruso Oleg Naydenov la pasada madrugada frente a la costa sur de Gran Canaria, Greenpeace exige explicaciones al Ministerio de Fomento sobre la gestión que ha llevado a Capitanía Marítima a remolcar un barco seriamente dañado y cargado con 1.500 toneladas de fueloil fuera del Puerto de La Luz en el norte de Gran Canaria. La organización ecologista denuncia el errático e innecesario periplo al que se ha sometido al barco llevándolo por áreas de altísimo nivel ecológico primero al este del archipiélago (20 millas al sur de Jandía , Fuerteventura) hasta virar al suroeste de nuevo, hasta su hundimiento la pasada madrugada frente a Maspalomas (Gran Canaria), zona turística declarada Reserva Natural Especial (figura de protección canaria) por su valioso sistema de dunas vivas, el más rico de las islas.

En estas aguas la plataforma submarina alcanza aquí su máxima extensión, siendo una de las áreas más productivas de Canarias. Este último hecho ha permitido el establecimiento de hábitats de interés como los sebadales o la de poblaciones de especies de interés comunitario. La zona al norte dónde se ha hundido el Oleg Naydenov está protegido bajo legislación ambiental europea a través de la red Natura 2000 que distingue los espacios de mayor valor ambiental. En esta zona son frecuentes los avistamientos de cetáceos y tortugas marinas.

En 2006, la Organización Marítima Internacional (OMI) otorgó al Archipiélago Canario la categoría de Zona Marítima Especialmente Sensible (ZMES). El 1 de diciembre de ese año entraron en vigor las medidas asociadas a esta nueva declaración. Esta figura de protección reconoce la importancia ecológica y socioeconómica de la zona, y su vulnerabilidad frente a los daños que ocasiona el tráfico marítimo.

Sobre la posible llegada de un vertido a las costas canarias

Según ha podido averiguar la organización, el buque está a 2.400 metros de profundidad en un área de corrientes marinas profundas (muy diferentes a las de la superficie). En caso de rotura de tanques, el vertido podría llegar a las islas más occidentales del archipiélago. 

Capitanía Marítima está al mando de toda la operación. De momento, los barcos situados en la zona no han detectado contaminación. Aunque, según el estudio de las corrientes profundas, no sería visible en la zona. Hoy las corrientes van hacia Marruecos y mañana hacia el oeste, Tenerife. Podría llegar también al suroeste de Gran Canaria. Todo este espacio marino pertenece a la Red Natura 2000.

Según los datos con los que cuenta la organización, el fueloil del barco es el denominado IFO 380, un combustible con unas características muy similares al que llevaba el Prestige cuando naufragó frente a las costas gallegas. Así, de alcanzar la costa, tendría una gran dificultad de limpieza por su viscosidad y adherencia.

Se calcula que en su interior hay alrededor de 1.500 toneladas. Es un fueloil pesado y poco volátil, que no se evapora, se estima que solo lo haría entre un 5-10%.

Otras características son:

   -  Baja solubilidad en agua

Gran dificultad de limpieza en la costa, por su viscosidad y adherencia. Esta dificultad se incrementa con el tiempo.

    – Degradación lenta

    – Poca capacidad de dispersión

    – Contaminación a largo plazo de sedimentos

    – Fuerte contaminación en zona intermareal

Las tasas de mortalidad directa pueden ser elevadas para aves acuáticas y mamíferos marinos, en especial cuando las poblaciones están concentradas en pequeñas áreas, como en época de migración de las aves. Además, tiene una alta toxicidad a largo plazo por su permanencia en el medio.

Greenpeace había denunciado al buque por pesca ilegal

El Oleg Naydenov es un buque arrastrero de bandera rusa de más de cien metros de eslora, al que Greenpeace ha denunciado ante la Comisión Europea por pesca ilegal, ya que faenaba en zonas donde está prohibida la pesca y por no cumplía la normativa pesquera de Senegal. Este país ha denunciado en numerosas ocasiones a el buque arrastrero, la última vez en 2014. En 2012, este país revocó las licencias a 29 grandes arrastreros, que en conjunto estaban pescando la mitad de las capturas de las especies pelágicas en sus aguas. En aquella ocasión, la licencia del Oleg fue una de las revocadas. Sin embargo, ha seguido pescando. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de