La diputada del BNG en el Congreso Olaia Fernández Davila registró el pasado martes una iniciativa parlamentaria en la que insta al Gobierno que “paralice” la concesión de nuevos aprovechamientos hidroeléctricos en la cuenca Miño-Sil.

En la proposición no de ley de la formación frentista, también requieren al departamento que dirige Elena Espinosa que realice los “estudios pertinentes” para evaluar el impacto medioambiental y social de los embalses y minicentrales existentes en la actualidad en esta zona. En un tercer punto, emplaza al Gobierno central a iniciar los expedientes de caducidad sobre las concesiones de aprovechamientos hidroeléctricos.

La diputada nacionalista alertó de la “elevada presión” que soporta la cuenca del Miño-Sil, en la que están ubicadas 77 centrales hidroeléctricas, y a esto sumó los proyectos de embalses que se encuentran en fase de tramitación y cuya autorización es responsabilidad final del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. A su juicio, se trata de una cuenca “muy castigada”, por lo que considera que es de “máxima necesidad” que “se paren” este tipo de construcciones.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de