El 96% de los portugueses y el 94% de los italianos ven, como los españoles, un problema "grave" en la escasez de agua; mientras que la mayoría de países creen que hay otras amenazas más serias para la calidad del agua como, por ejemplo, los productos químicos.

El riesgo de vertidos químicos no es la principal preocupación de los españoles en cuestión de agua, aunque sí ha ganado puestos y hay un 81%, por debajo de la media europea que es del 84%, que ven una amenaza en los productos químicos.

De cara a nuevas políticas hídricas en el plano europeo, una mayoría de españoles y de europeos ve con buenos ojos relacionar el precio que se pague por el agua con el impacto medioambiental de su uso. Así, un 67% de los españoles encuestados y un 61% de los europeos apoyan que los precios suban cuanto menos sostenible sea su gasto.

"La calidad del agua potable y de las aguas de baño es mucho mejor que antes y muchos más pueblos y ciudades disponen de sistemas adecuados de tratamiento de sus aguas residuales", ha celebrado el comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik.

El comisario ha advertido de que, pese a las mejoras en la protección del agua, las sequías y las inundaciones "son cada vez más frecuentes" y las aguas europeas "están sometidas a la presión creciente" de otros problemas como la contaminación y el cambio climático.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de