Ecologistas en Acción de Albacete exigirá de cara a la revisión del Plan Hidrológico del Júcar (PHJ), cuyo proceso ya está en marcha, que el nuevo documento que se apruebe tenga como prioridad real, «y no ficticia como hasta ahora» la defensa de la naturaleza.

Desde la organización ecologista hicieron estas apreciaciones ante la reciente jornada celebrada por la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental (JCRMO) y el Instituto de Desarrollo Regional (IDR) para analizar el modelo de la Mancha Oriental en la gestión de las aguas subterráneas.

En este sentido recordaron que la Asociación para la Conservación de los Ecosistemas de La Manchuela (ACEM) y Ecologistas en Acción presentaron una comunicación.

La denuncia y principal reivindicación que estos dos grupos verdes querían poner de la mesa, según expusieron, era referente al «estado de deterioro y abandono que sufren la mayor parte de los espacios del agua de la cuenca media de los ríos Júcar y Cabriel como consecuencia del proceso de sobreexplotación del acuífero de La Mancha Oriental desde principio de la década de los 70 del siglo XX hasta la actualidad, así como de la gestión salvaje de los embalses de Alarcón y Contreras».

Asimismo las organizaciones ecologistas señalaron que, en su opinión, «todo ello acontece sin que las administraciones públicas con competencias en materia de agua, medio ambiente, urbanismo, y agricultura hayan hecho nada por evitarlo, más bien al contrario, con sus políticas han favorecido la destrucción».

Medida aprobada

Los dos grupos ecologistas subrayaron igualmente que recientemente el Ministerio de Medio Ambiente ha aprobado la Instrucción Técnica de Planificación, con el objetivo de establecer los criterios técnicos para la homogeneización y sistematización de los trabajos de elaboración de los planes hidrológicos de cuenca que deben revisarse en los próximos meses.

Desde Ecologistas indicaron en este sentido que lo establecido en la Instrucción se traduce en que las aguas subterráneas disponibles para ser utilizadas serán aquellas cuyo bombeo de los acuíferos no pongan en peligro el buen estado ecológico de las aguas superficiales y ecosistemas terrestres asociados.

Así lamentaron que desde la JCRMO y desde la Confederación sólo se aspire «como mucho» a que el nuevo Plan Hidrológico estabilice el acuífero.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de