¿Cuáles son las ciudades donde será difícil beber agua embotellada?

Si este verano te vas de vacaciones a San Francisco, Hong Kong o Montreal es mejor que lleves en la maleta una cantimplora porque te va a resultar difícil comprar agua embotellada. Las tres ciudades han decidido prohibir la venta de estas botellas de un solo uso, que se están convirtiendo en un grave problema ambiental. Se estima que cada minuto se consume un millón de botellas de agua en el mundo, una cifra estratosférica que hace inviable la recuperación y reciclaje de todas ellas.

Uno de los primeros ayuntamientos en tomar esta decisión fue el de Bundanoon, un pequeño pueblo australiano de menos de 3.000 habitantes. En el 2009, todos los miembros del consejo municipal, a excepción de dos, votaron a favor de esta medida después de que una empresa de bebidas anunciara sus planes para embotellar agua proveniente de una reserva subterránea cercana. Su objetivo: contribuir a reducir el impacto de las botellas de plástico en el medio ambiente.

Si Bundanoon fue uno de los primeros pueblos, San Francisco (Estados Unidos) fue una de las primeras grandes ciudades en prohibir la venta de agua embotellada en plástico en suelo público. La normativa se aprobó en el 2015 y afecta a eventos organizados en parques, ferias locales o centros de convenciones. Previamente a San Francisco, en el 2013, la ciudad de Concord fue la primera comunidad de Estados Unidos en prohibir las botellas de agua de plástico. Incluso la gran Nueva York también se está planteando prohibir las botellas de un solo uso en los parques y playas públicas de la ciudad, aunque si vas este mismo verano la normativa aún no estará en vigor.

Si viajas a Hong Kong y quieres saciar tu sed, no esperes encontrar botellas de plástico en las máquinas expendedoras ubicadas en espacios públicos, como complejos deportivos, palacios de congresos, oficinas y parques gestionados por la administración pública. Está prohibido. La limitación, sin embargo, se circunscribe a aquellos envases con menos de un litro de capacidad. Otras ciudades chinas podrían seguir el ejemplo de Hong Kong puesto que el gigante asiático está buscando soluciones para poner freno a la producción de plástico y al aumento de la generación de residuos. Tampoco en Montreal (Canadá) encontrarás botellas de plástico de un solo uso en todos aquellos eventos o dependencias que dependan de la alcaldía de la ciudad.

Ciudades turísticas como París y Londres, si bien no han tomado medidas en esta línea, sí facilitan el consumo de agua en fuentes públicas. Si vas a la capital francesa te encontrarás con la sorpresa de que algunas fuentes son de agua con gas. Sí, con gas. Esta bebida es casi tan popular entre los galos como el agua corriente.

Si te quedas por España, en zonas como Andalucía, Baleares o Navarra puedes pedir sin problemas agua del grifo en bares y restaurantes. Están obligados a servirla a sus clientes de forma gratuita y complementaria a la consumición que estén efectuando. En Catalunya, el Govern ha prohibido las botellas de plástico no reutilizables en las sedes de los departamentos y entes del sector público de la Generalitat. La normativa ha empezado ya a aplicarse pero su implantación será progresiva en espera que vayan finalizando los contratos de suministro ya signados, según informan desde el Departament de Territori i Sostenibilitat.