Este informe se basa en muestreos periódicos realizados en más de 22.000 zonas de baño costeras e interiores de toda Europa.

En comparación con el año pasado, las zonas de baño con un agua de calidad “excelente” registraron un aumento del 3,5%, mientras que las de calidad “suficiente” aumentaron un 1%. Menos del 2% se situaron por debajo de las normas mínimas de la UE.

Análisis de las aguas en 2011

Las zonas de baño de las playas, ríos y lagos de toda Europa se analizan periódicamente para detectar contaminantes y bacterias nocivas, como la E. coli, que indican la presencia de aguas residuales o residuos ganaderos.

En comparación con 2010, hubo más zonas que cumplieron los requisitos mínimos de la UE. Además, algunos países obtuvieron resultados excepcionales.

Los mejores y los peores

En 2011, los primeros puestos de la clasificación fueron para Croacia, Chipre, Malta y Grecia, donde más del 90% de las zonas de baño resultaron ser “excelentes” y no hubo ningún incumplimiento de las normas obligatorias.

Los peores resultados se registraron en Países Bajos, Bulgaria, Letonia, Luxemburgo y Bélgica: en esos países el número de zonas de baño conformes con las normas mínimas de la UE fue relativamente bajo.

En España, el 84% de las zonas de baño costeras analizadas resultaron ser de calidad excelente, el 6,9% de calidad buena y el 4,1% de calidad suficiente. El 3,2% obtuvo resultados insatisfactorios y en tres casos (0,2%) se prohibió el baño.

La calidad de conjunto de las zonas de baño de la UE viene registrando una mejora constante desde 1990. El número de zonas de baño costeras que no cumplen los requisitos de la UE pasó del 9,2% en 1990 al 1,5% en 2011. Las aguas de baño interiores no conformes también han disminuido, pasando del 11,9% en 1990 al 2,4% en 2011, uno de los porcentajes más bajos de la historia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de