El Consejo de Ministros nombrará hoy al lucense Francisco Fernández Liñares, hasta ahora concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Lugo, presidente de la recientemente constituida Confederación Hidrográfica Miño-Sil. Como objetivo principal, se propone "meter a los gallegos en la cabeza" que el agua es un bien "escaso".

"En un país como Galicia tan acostumbrado a pensar que el agua es un recurso excesivo, sería bueno meternos en la cabeza que es un bien escaso que hay que economizar", señaló Fernández Liñares. Esta concienciación la pretende trasladar de forma especial al medio rural, dado que tiene la sensación de que en las ciudades es mayor este compromiso "porque hay una tarifa, por el coste de potabilización".

El presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil tendrá bajo su tutela unos 40 embalses, "casi todos para el aprovechamiento de energía eléctrica". También tutelará un embalse propio, el de Vilasouto, en Monforte, que sirve de regadío para el Valle de Lemos.

Las oficinas de la Confederación Hidrográfica del Miño y Sil se emplazarán en el espacio que albergaba la Jefatura de Tráfico en Ourense. A su cargo tendrá alrededor de 180 funcionarios.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de