En la reunión, que se celebró el pasado viernes, y que estuvo presidida por la directora general del Agua del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), Liana Ardiles, se acordó, además, que 82 hectómetros cúbicos se reservarán para el abastecimiento, mientras que el resto se destinará a las zonas regables a las que da servicio el acueducto Tajo-Segura.

Este volumen de agua disponible se trasvasará de los embalses de Entrepeñas y Buendía en función de la demanda.

La directora general del Agua ha valorado el esfuerzo entre todas las partes para alcanzar estos acuerdos, y ha insistido en la necesidad de lograr el máximo ejercicio de ahorro en el uso del agua.

Las aportaciones registradas en los embalses de cabecera del Tajo, a consecuencia de las lluvias caídas en la segunda mitad del mes de marzo, han roto la tendencia desfavorable de los últimos meses, de forma que, aunque se sigue manteniendo la situación de alerta (nivel 2), se cuenta con reservas suficientes para atender las demandas de los próximos meses.

Por ello, en consonancia con los volúmenes embalsados, se ha decidido una programación mensual hasta finalizar el presente año hidrológico.

La Comisión Centralde Explotación del Acueducto Tajo-Segura está integrada por representantes de la Dirección General del Agua del MAGRAMA, de las Confederaciones Hidrográficas del Tajo, Segura, Júcar y Guadiana del Ministerio y de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, así como por representantes del Centro de Estudios Hidrográficos del CEDEX (Ministerio de Fomento) y de las Direcciones de Agua de las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana, Madrid, Andalucía y Extremadura, junto a representantes de los regantes del Acueducto Tajo-Segura.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de